Es ley el traspaso del subte de la órbita nacional a la porteña

Luego de más de 14 horas de debate, el proyecto presentado por el Pro recibió 46 votos positivos y 12 negativos; la norma fue aprobada en el marco de una sesión extraordinaria de la Legislatura convocada específicamente para debatir el proyecto de transferencia
(0)
20 de diciembre de 2012  • 07:44

Luego de tres interrupciones y más de 14 horas de debate, el proyecto de transferencia del subterráneo presentado por el Pro consiguió esta madrugada 46 votos que permitirán que se produzca el traspaso del servicio de manos del gobierno nacional al porteño.

De esta forma, a partir del 1º de enero, la Ciudad de Buenos Aires estará a cargo de las seis líneas de subte y del Premetro, luego de meses de negociaciones y tensión entre la Casa Rosada y la gestión del jefe de gobierno porteño, Mauricio Macri.

Tras la aprobación de la norma en general poco después de las 3, el delegado de la línea B del subte, Claudio Dellacarbonara se mostró disconforme. "Se votó una ley que mantiene el espíritu del Pro, que es un espíritu antiobrero", opinó, en diálogo con la señal TN. "Mi impresión no es nada positiva. Esto puede generar no sólo asambleas, sino también debates con algunas medidas", adelantó luego a C5N Y, agregó: "No descartamos ninguna medida" como consecuencia de la aprobación de la ley.

Por su parte, Cristian Ritondo, legislador del Pro, señaló: "Llegamos a este acuerdo de la mano de los más diversos partidos y con los trabajadores del subte. Es una gran responsabilidad mostrar que se puede trabajar", dijo. "(Los metrodelegados) Pianelli y Segovia han trabajado acá con nosotros, ellos apuntan a un año con paz social y sin interrupciones y por eso entienden que si no se votaba esta ley, el 1º de enero entrábamos en un limbo", agregó.

Y aseguró: "No vamos a modificar la tarifa, sino que vamos a ganar un plan de inversión"

Anoche, mientras el debate por el traspaso del subte en la Legislatura se prolongaba, desde el macrismo se mostraban desalentados y dubitativos acerca de la posibilidad de obtener los 31 votos que necesitaban, como mínimo, para que se aprobara su proyecto.

"Se reabrió la discusión y el subte sigue siendo del gobierno nacional", dijo Horacio Rodríguez Larreta, jefe de gabinete del gobierno de la Ciudad, en diálogo con el programa A dos voces, que transmite la señal TN. "Nos vamos a quedar en la Legislatura todo el tiempo que sea necesario. Modificamos la mitad de los artículos. Creemos que se puede mejorar la manera que se viaja en subte todos los días", agregó.

Un largo debate

El debate, que comenzó en la mañana de ayer, fue interrumpido tres veces durante el día, y continuó hasta pasadas las 3 de la madrugada.

Ayer por la noche, la ley parecía volver a trabarse en la Legislatura, cuando la aprobación de la norma ya parecía consensuada. Luego de que el oficialismo hubiera logrado acordar con la oposición un esquema tributario para financiar los gastos operativos del servicio, cerca de la medianoche los metrodelegados hicieron caer el acuerdo por su exigencia de que la norma no estableciera un mínimo de prestaciones durante los días de huelga.

El borrador original establecía que, en caso de paro, los trabajadores debían garantizar el 90% de las frecuencias en hora pico y un 60% en hora no pico, porque el subte era considerado un servicio esencial. Ese esquema fue modificado ayer, durante las negociaciones entre Pro y los delegados Roberto Pianelli y Néstor Segovia. Primero, se bajó la pretensión a un 60%, pero no satisfizo a los sindicalistas. Al despuntar la noche, circuló la versión de que las condiciones de las frecuencias de emergencia deberían acordarse entre los trabajadores y la concesionaria Metrovías, sin un piso mínimo. Pero el cambio disgustó al Poder Ejecutivo, que dio orden de seguir negociando. En ese punto estaban trabadas las conversaciones a las 23.30, cuando se declaró un cuarto intermedio hasta las 0.30.

Más temprano, el oficialismo había cedido la intención de crear un impuesto al combustible de entre 15 y 40 centavos por litro. Ese concepto fue reemplazado por un aumento generalizado del impuesto a los sellos que ya grava diversos trámites administrativos, como la compraventa de casas y automóviles. La alícuota general pasó de 0,8% a 1%; para operaciones financieras, de 1% a 1,2%; para operaciones inmobiliarias, de 2,5% a 3,6%; para los autos usados, de 1,5% a 3%, mientras que para los 0 km queda tal cual se creó la semana pasada mediante la ley tarifaria: 1%.

La propuesta para el financiamiento

Suben las alícuotas para el impuesto a los sellos

  • El gobierno de la ciudad había propuesto la creación de un impuesto a las naftas. La oposición no lo aceptó. En su lugar se acordó una suba en el impuesto a los sellos
  • La alícuota general de sellos era del 0,8%; pasaría a ser del 1%
  • La alícuota de operaciones financieras era del 1%; pasaría a ser del 1,2%
  • La alícuota de operaciones inmobiliarias era del 2,5%; pasaría a ser del 3,6%
  • La alícuota para autos (aprobada con el presupuesto 2013): será para los cero kilómetro del 1%; para los vehículos usados era del 1,5% y ahora será del 3%
  • El gobierno estima que con la readecuación de estas tasas recaudará $ 600 millones
  • Podés bajarte todos los datos desde Google Documents.

    Equipo LN Data

    Nuestros lectores pueden descargar los documentos originales y los procesados en su PC. A partir de los mismos, es posible llegar a nuevas conclusiones particulares, cruzar variables con otras y descubrir, tal vez, otras conclusiones de interés social. Si se animan, no dejen de avisarnos, posteando un comentario o enviándonos un mail a LNdata@lanacion.com.ar

    ADEMÁS

    ENVÍA TU COMENTARIO

    Ver legales

    Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

    Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.