Suscriptor digital

Facundo Moyano se acerca a Massa, como parte de la estrategia electoral de Hugo

Lo invitó a un acto de trabajadores de peaje y lo elogió en público; en paralelo, su padre avanza con el armado gremial
Nicolás Balinotti
(0)
13 de enero de 2013  

Sergio Massa no dejó pasar la oportunidad. Aceptó la invitación a la fiesta de fin de año de los trabajadores de peaje, en el salón Darwin del Hipódromo de San Isidro, donde selló prácticamente un pacto virtual con Facundo Moyano . Se acordó que si el intendente de Tigre se decide a darle forma a su fuerza política por fuera del kirchnerismo, el moyanismo será su faro de referencia sindical y uno de sus aliados estratégicos.

"No queremos una juventud obediente", improvisó Massa, subido al escenario y siguiendo la línea discursiva de lo que había sido el orador central, Facundo Moyano. Orillaba la medianoche del 20 de diciembre y lo escuchaban cientos de jóvenes que de inmediato llenaron el salón con un cántico: "Hay que saltar/ hay que saltar/ el que no salta/ es patronal".

Un puñado de días después, Facundo Moyano elogió públicamente a Massa. "Creo que es un gran político, excepcional. Ganó con el 73 por ciento el municipio y la ayudó a Cristina [Kirchner] bastante", dijo el diputado nacional y líder de los peajistas en una entrevista en Radio La Red.

Y trazó una diferencia con el gobernador bonaerense, Daniel Scioli : "De él no hay que esperar una decisión de confrontar con el Gobierno, no creo que lo haga". Facundo piensa hoy exactamente lo mismo. Y hasta se anima a charlar con sus íntimos de la alianza con Massa. "Somos más un complemento que dos personas que se unen sólo por las coincidencias. Es necesario construir vínculos", comentó a LA NACION un allegado al joven Moyano.

El acercamiento con Massa es parte de la estrategia política de los Moyano rumbo a las elecciones legislativas de octubre. Al margen de los posibles acuerdos que se anuden, Hugo lanzará sí o sí su propio partido. No lo hizo todavía porque surgieron trabas legales con el nombre elegido inicialmente: Partido de la Producción y el Trabajo.

El objetivo de Hugo Moyano es tener todo en condiciones para competir en las internas abiertas de agosto con el sello propio. Pero el dirigente camionero Octavio Argüello, uno de los armadores del partido, considera que cuanto antes se defina, será mejor: quiere influir como polo de presión dentro del microclima del justicialismo.

Facundo Moyano tiene garantizada su banca como diputado nacional por el Frente para la Victoria hasta 2015. Él no competirá en los comicios de este año. Su padre, que advirtió que su nombre no figurará en ninguna boleta, escucha casi a diario consejos para ser un candidato testimonial. Lo quieren convencer para que revierta su postura. Será difícil.

Para 2013, Moyano prevé fortalecer su bloque de legisladores nacionales provenientes del sindicalismo. Será por intermedio de su partido o mediante alianzas con otras fuerzas. Hace dos años, como parte de su disputa con el kirchnerismo, apenas logró ubicar a su hijo Facundo como diputado.

Ahora, anhela que su ladero Omar Plaini pueda renovar su banca en la Cámara baja y conseguir dos o tres lugares más.

También se entusiasma con la posible llegada al Senado del petrolero Guillermo Pereyra, el N° 2 de la CGT moyanista. Pereyra renunció el lunes pasado al consejo directivo de YPF para impulsar su travesía política como referente del Movimiento Popular Neuquino.

Avanzan a la par las aspiraciones de Facundo Moyano. Quiere fortalecer su propia tropa en la provincia de Buenos Aires. Cuatro dirigentes del sindicato de peajes que él lidera se desempeñan actualmente como concejales en distintos municipios. Apuesta a que su llegada a Massa le permita extender su poder en el territorio.

Hasta se barajó una posible candidatura en 2015 como intendente de Mar del Plata, su ciudad natal. "Es apresurado pensar más allá de este año", le bajaron el tono a la idea los allegados a Facundo.

En el ajedrez político, Facundo Moyano mueve sus fichas a partir de gestos. Al filo del fin de año, tuvo sus fotos simbólicas con Scioli y Massa.

Desde su cuenta de Twitter envió otra señal: modificó su foto del perfil del abrazo con Néstor Kirchner en el Luna Park por una imagen junto con sus hermanos Huguito y Jerónimo. Y el miércoles, por el cumpleaños número 69 de su papá, se fotografió junto a él, en una muestra de lealtad familiar... y política.

DURAS RÉPLICAS DESDE TIGRE

Convencido de que polemizar con Francisco De Narváez no "sumaba" a sus planes para 2013, el intendente de Tigre, Sergio Massa, venía esquivando las críticas que el diputado le dedicó en las últimas semanas. Hasta ayer. "A algunos les gusta hablar mucho porque no hacen nada", le respondió Massa a De Narváez durante la inauguración de obras viales en Tigre. "No tengo dudas de que Massa es Cristina [Kirchner] y es el candidato de Cristina para las primarias", había dicho De Narváez, durante una entrevista en la que elogió al gobernador Daniel Scioli y dijo que Massa fue "siempre funcional al kirchnerismo". En el entorno del intendente compartían ayer la bronca con el diputado. "Lo manda a hablar su jefe, Scioli", deslizaron.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?