Suscriptor digital

Por qué no nos podemos resistir a Emma Stone

Se estrena Fuerza antigangster, pero no nos importa la película; en realidad nos importa uno de sus escasos pero notables méritos que es tenerla a ella en el elenco
(0)
16 de enero de 2013  • 17:20

A Emma Stone ya la compramos hace rato. Imposible resistirse. Tiene un buen nombre y un apellido rotundo. Facciones y formas atractivas: hermosos ojos y hermosa nariz. Y la lista sigue. Pero hay muchas actrices muy lindas, e incluso otras llamadas Emma, y hasta otras con el apellido Stone. En el cine, para ser una estrella, hay que destacarse: y Emma Stone se destaca. Su sonrisa es única, y su voz nos hipnotiza. Sí, confesémoslo: hemos visto películas solo para ver y escuchar a Emma Stone. Una de las torpezas de Fuerza antigangster es hacerla sonreír poco. Pero busquemos esos tesoros en otros lados.

Empecemos por Zombieland (del director de Fuerza antigangster). Y empezamos por acá porque en este fragmento Emma comienza seria, casi enojada. Y habla bastante pero no sonríe hasta el final: noten el efecto fulgurante de su sonrisa bajo Velvet Underground. Vamos de a poco, dosifiquemos la riqueza:

Entre los roles protagónicos de Emma, quizás el de The Help (Historias cruzadas) sea más lógico que el de Easy A, pero en Easy A Emma revela mejor que su futuro en la comedia es gigante. Tiene ese rasgo de maldad en la mirada necesario para no tomarse las cosas totalmente en serio, ni siquiera un guion que parte de la idea de que Emma es ignorada en los pasillos del colegio. Definitivamente, habría que hacer un análisis pictórico de la combinación de colores de remera y pelo de Emma en los planos al lado de la pileta.

Hace poco Emma se convirtió en la novia de El sorprendente hombre araña, en la película y en la vida real. Y como novia de El hombre araña es mucho mejor que Kirsten Dunst, ¿no? Este fragmento de entrevista –sí, de esas que son pura publicidad bien editada– nos permite verla sonreír un montón, hablar y, sobre todo, nos permite ver ese gran acierto de caracterización y vestuario digno de un catálogo de fantasías: aspirante a científica de pollera y botas.

Para mayor exhibición física, pueden buscar The House Bunny (acá editada como La casa de las conejitas), pero cerremos esta nota con la mejor película de las que hasta ahora participó Emma: Superbad (acá titulada Supercool). La gran comedia adolescente de la década pasada, la que nos presentó comediantes clave, grandes personajes y a Emma Stone con menos de 20 años y ya con esa voz de femme fatale, tan Kathleen Turner mejorada. Su "What the Fuck?" es inolvidable:

Por Javier Porta Fouz

Notas relacionadas

Krysten Ritter te hierve el conejo | David Bowie vuelve después de diez años: escuchá su tema nuevo | David Bowie, a 40 años de Ziggy Stardust | Fantasías de ayer y hoy | Lo mejor y lo peor: músicos actores

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?