Javier Caumont, el hijo cantante

Comenzó su carrera en la música a los 17, explorando géneros como el jazz y el bolero
Helena Brillembourg
(0)
21 de enero de 2013  

María Rosa Fugazot y César Bertrand tuvieron dos hijos que heredaron sus dotes artísticos. Uno de ellos, René Bertrand, se dedica a la actuación y a la dirección de obras de teatro. En cambio, Javier Caumont se diferencia de su hermano y sus padres: desde muy pequeño se sintió más identificado con la música.

A los 17 años dio sus primeros pasos cantando en los café concert y en los primeros pubs de Buenos Aires. En algunos recorría el repertorio de Jobim y Vinicius, y en otros, cantaba canciones italianas de esa época.

Al jazz, una de sus referencias musicales, lo conoce a través de un disco del clarinetista Artie Shaw que le regaló su padre y tiene como referentes artísticos a Frank Sinatra, Oscar Peterson y Piazzolla, entre otros.

Su primer trabajo, Íntimo , que no quiso sacar a la venta y que se difundió solamente por Internet, alcanzó, sin embargo, una gran popularidad. Luego, se decidió a grabar su primer disco, una propuesta romántica titulada Cantar al amor es posible , que fue declarado de interés cultural por la Secretaría de Cultura de la Nación. Su segundo trabajo, Así es mi amor , incluye temas conocidos como "Ahora", "Esperaré" y "De repente", y la balada "Si a veces hablo de ti", en la que se hace acompañar por su madre, con quien forma un dúo muy original. En los temas presentes en este trabajo se fusionan el jazz, el tango, la bossa, la zamba y el candombe. Hay música de Buenos Aires, de Uruguay y de Brasil. En el IX Festival Internacional del Bolero que se celebró en Colombia, en noviembre del pasado año, fue invitado como figura representativa de un nuevo estilo en el género y este mes estará todos los miércoles en Clásica y Moderna (Callao 892), a las 21, para interpretar temas inéditos, boleros argentinos y latinoamericanos, con la participación especial del músico y compositor Raúl Parentella.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?