La despedida de Noemí Lapzeson

La coreógrafa y bailarina argentina se presentará hoy en el Presidente Alvear.
(0)
26 de septiembre de 1999  

Hace ya treinta años que la argentina Noemí Lapzeson está radicada en Ginebra, Suiza. Se había ido del país mucho antes, para pasar primero por Nueva York, donde fue primera figura de la compañía de Martha Graham, y luego quedarse unos años en Londres, donde fundó, con ex compañeros del elenco norteamericano, la London Contemporary Dance Teahter, considerada una de las primeras compañías de danza moderna que se fundó en Inglaterra.

Ahora volvió al país y se presentará hoy en elFestival Internacional con "Un instant", a las 17 y a las 19, en el Alvear, en un espectáculo llamado "Solos" y que integran, además, solos de Trisha Brown y Jennifer Muller.

Hace cinco años que no se la ve actuar, después de haberla apreciado otras tantas veces en las que mostró su danza deslumbrante. Esta, quizá, sea la última ocasión en que el público porteño la verá sobre el escenario, porque quiere dejar de bailar. "Voy a cumplir 60 años; ya no tengo deseos de continuar como intérprete".

Para su coreografía, se inspiró en un texto literario, "Nuestra necesidad de consuelo es imposible de satisfacer", escrito por el escritor sueco Stig Dagerman. "Luego de escribirlo, él se mató. Lo poco que este autor plasmó ha sido muy denso y profundo, sobre todo, este pequeño libro, que me impresionó mucho cuando lo leí. A partir de eso, utilicé pensamientos míos que se escuchan durante la obra."

Trabaja en la danza y hace coreografía regularmente para su compañía, Vertical Dance. Sin embargo, no está bailando junto a ella. En forma excepcional, representa "Un instant", que es un unipersonal y que, según explica, fue hecho para lugares más íntimos que salas teatrales.

"Me gusta bailarlo en condiciones distintas. Lo hice mucho en espacios no convencionales: círculos literarios, lugares industriales, bibliotecas, pequeñas galerías de arte. O sea, en ámbitos atípicos, abiertos, que le permitían la cercanía del público."

Una aventura personal

Lo creó en 1992. Reflexiona: "Mi pensamiento tiene la densidad de un cuerpo y mi cuerpo, la de mi pensamiento. El libro de Dagerman es un verdadero testamento e inspirador de visiones de melancolía. Fue el comienzo de una aventura personal. La danza es cuerpo en movimiento y meditación a la vez. Queremos expresar algo que se nos escapa ineluctablemente.

"El escrito de Dagerman está íntimamente ligado a la vida y a la muerte; nos hace razonar con el corazón provocando una gran tristeza, una soledad extrema: así se vuelve música y el gesto, palabra. Si algo he tenido que decir, lo he dicho a través de la danza".

Está emocionada de volver: "El hecho de que Buenos Aires me haya pedido hacer este solo significa como un adiós a la danza, una despedida como bailarina en mi país, donde comencé."

Ya no le importa lo que regularmente alienta al artista, mostrarse ante un público. "Me interesa más trabajar con la gente, tanto haciendo coreografías como en la tarea docente. "Ahora la compañía cumplió diez años y tenemos un hermoso proyecto, para agosto del 2000, que realizaré gracias a la beca Guggenheim, que acabo de ganar. Para esa obra, convocaré a todos los que han colaborado conmigo, desde bailarines, poetas y músicos hasta escritores y actores."

El paso del tiempo

Además, el año que viene se cumplirán veinte años que reside en Ginebra. "A través del tiempo me he conectado con otras disciplinas. Así, he hecho obras con artistas de diferentes áreas y la compañía, Vertical Dance, no es lo que llama un elenco danza pura. Esta interrelación con otras arte me interesa mucho."

Ahora, se permite la duda. "No sé tampoco si me importa seguir haciendo coreografías para mostrarlas en un teatro. Soy un eterna insegura, vivo haciéndome preguntas y esto es algo que me estoy planteando. Lo que sí deseo es seguir transmitiendo a otros lo que está en mí. Hace cuarenta años que enseño, y seguiré haciéndolo, porque es una maravillosa experiencia."

En este largo camino, Noemí ha tenido tanto de gratificaciones como tristezas. "Todo, como este solo que bailaré, está asociado a mi vida -sostiene la coreógrafa-. Lo que hago y lo que vivo es exactamente lo mismo; no hay barreras entre una cosa y la otra, y ambas se influencian entre sí."

Lo del día

* A las 13 y 17.30, "La confesión" (Argentina-Francia), en el Teatro San Martín.

  • A las 17 y a las 19, "Solos" (EE.UU.-Suiza), danza, en el Presidente Alvear, Corrientes 1659.
  • A las 17, 19.30 y 22, la película "Sueño de una noche de verano", de Michael Hoffman, en el Teatro San Martín.
  • A las 18, Misia (Portugal), en el Teatro San Martín.
  • A las 19, "Tango, vals y tango" (danza), en el Teatro de la Ribera, Pedro de Mendoza 1821.
  • A las 20 y 22, "Persephone" (EE.UU.), en el Avenida, Avenida de Mayo 1222.
  • A las 20, "Un som-Arnaldo Antunes" (Brasil), en el Regio, Córdoba 6059.
  • A las 20.30, "Daaalí" (España), en el Teatro San Martín.
  • ADEMÁS
    Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

    Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?