Detienen en Chile a un argentino vinculado con la violencia mapuche

Facundo Jones Huala, que tiene causas abiertas en el país, fue arrestado durante un allanamiento; se sospecha que está involucrado en atentados incendiarios
Carlos Vergara
(0)
1 de febrero de 2013  

SANTIAGO, Chile.– La Policía de Investigaciones de Chile (PDI) detuvo anteayer en el sur del país a un ciudadano argentino durante una seguidilla de allanamientos realizados para dar con los autores de un nuevo atentado incendiario en la conflictiva zona mapuche.

En el operativo, llevado a cabo en la comunidad El Roble-Carimallín, en Río Bueno, región de los Ríos, fueron apresados seis sospechosos de un ataque realizado el 9 de enero en la finca Pisú Pisué. Entre ellos, el argentino Francisco Facundo Jones Huala, de 28 años, oriundo de la provincia de Neuquén, con causas pendientes en la Argentina por posesión de explosivos, que ingresó ilegalmente en Chile por un paso fronterizo clandestino.

Jones Huala proviene de la autodenominada comunidad autónoma Paichil Antriao, de Villa La Angostura, en Neuquén, últimamente famosa por el conflicto judicial que la tiene enfrentada al basquetbolista bahiense de los San Antonio Spurs, Emanuel Ginóbili, por la disputa de once hectáreas.

Detenido más de una vez en la Argentina, Jones también ha firmado numerosos manifiestos y declaraciones por los derechos de los mapuches en Bariloche y Esquel.

El neuquino se ocultaba en Chile en la casa de la machi (consejera) Millaray Huichalaf, una conocida opositora a la construcción de una central hidroeléctrica en el río Pilmaiquén, que amenaza con inundar una zona considerada sagrada por su etnia.

Junto con Jones también fueron detenidos la propia machi Huichalaf, Tito Caniulef, Alex Bahamonde, Cristián García y Félix Delgado, que se encontraba prófugo luego de un atentado con bombas molotov contra un auto de carabineros, en 2008.

En el lugar fueron incautadas armas, municiones, trajes antiflama, vestimenta militar, bidones con combustible, pasamontañas y lienzos que guardan relación con la reivindicación mapuche.

"Desde las tierras de Kalfulikan [Caupolicán] renace la guerra ancestral Pukatriwekeche [ejército de Pucatrihue, una zona ubicada en San Juan de la Costa, a unos 70 kilómetros de Osorno, a la altura de San Carlos de Bariloche]", podía leerse en uno de ellos.

Ayer, el lonko (cacique) local, José Epullao, acusó a las autoridades de realizar un montaje y a la policía de hacer un show con los allanamientos. Luego de comparecer ante el juez, los detenidos fueron llevados hasta la cárcel Llancahue, de Valdivia, donde quedaron incomunicados. En el traslado, varios de sus familiares agredieron a la prensa y carabineros.

Fuentes de gobierno ratificaron a LA NACION que la detención de Jones no hace más que comprobar la denuncia hecha por el ministro del Interior, Andrés Chadwick, que a comienzos de año atribuyó a grupos extranjeros, "especialmente argentinos", participación y apoyo en los atentados de organizaciones extremistas de reivindicación mapuche en la zona.

Ya en el pasado se habían comprobado nexos de colaboración desde ambos lados de la Cordillera, cuando un grupo de extremistas chilenos –buscados por el asesinato de un carabinero– fueron detenidos en San Martín de los Andes, tras haber sido supuestamente protegidos por comunidades mapuches chilenas y argentinas.

Sólo dos días después de la acusación de Chadwick, un grupo de encapuchados prendió fuego en Vilcún a la casa del matrimonio de colonos de origen suizo Luchsinger-Mackay. El incendio mató a ambos ancianos e inflamó peligrosamente el conflicto mapuche.

La policía dio a conocer que también se investigan conexiones entre los seis detenidos y el líder de la temida Coordinadora Arauco-Malleco, un grupo de reivindicación territorial mapuche que instauró los ataques incendiarios a comienzos de la década pasada y que fue considerado como una organización terrorista por el gobierno del ex presidente Ricardo Lagos.

Hoy, sus máximos líderes están presos, incluyendo al carismático Héctor Llaitul, que hace sólo dos días puso fin a una huelga de hambre de dos meses y medio en la cárcel El Manzano, de Concepción.

La espiral de violencia –que ya cuenta 15 muertos en la zona desde 2001– y la tensión oficialista de las últimas semanas llevaron al presidente Sebastián Piñera a poner suma urgencia al reconocimiento constitucional de los pueblos originarios, además de anunciar anteayer nuevas medidas para fortalecer el crecimiento de la región de La Araucanía.

De esta forma, el mandatario comunicó que compensará económicamente a la zona, creará el Consejo de Pueblos Originarios e incorporará los mecanismos de consulta a los pueblos originarios, como exige el convenio 169 de la OIT, firmado en 2008 por la entonces presidenta Michelle Bachelet.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.