Suscriptor digital

El desempleo en Brasil, en su mínimo histórico

Cerró 2012 en 5,5%; eliminan impuestos para atraer inversión extranjera
Alberto Armendariz
(0)
1 de febrero de 2013  

RÍO DE JANEIRO.- Pese a los embates de la crisis internacional, que llevaron a que la economía de Brasil creciera un decepcionante 1% según las proyecciones, el desempleo en este país alcanzó su mínimo histórico, 5,5 por ciento, de acuerdo con los datos divulgados ayer por el Instituto Brasileño de Geografía y Estadística (IBGE).

"No hubo, de ninguna manera, deterioro del mercado de trabajo el año pasado. Lo que vimos, como máximo, fue un ritmo menor en el crecimiento del empleo formal, del salario y del nivel de ocupación", destacó Cimar Azevedo, coordinador de la investigación mensual de empleo del IBGE.

No obstante las buenas noticias, Azevedo rechazó la idea de hablar de pleno empleo en Brasil, ya que hay grandes diferencias regionales. En la norteña ciudad de Salvador, capital del Estado de Bahía, por ejemplo, la tasa de desempleo es del 7,2 por ciento, la más alta del país, mientras que en la sureña Porto Alegre es de 4 por ciento, la más baja de Brasil.

Además, si bien el año pasado en su conjunto se crearon 1,3 millones de puestos de trabajo, según el Ministerio de Trabajo, se trató del menor ritmo desde 2002, cuando se inició la serie histórica. Encima, en diciembre se perdieron 497.000 empleos, mucho más de lo que era esperado, advirtió el IBGE.

Tras una expansión económica de apenas un 2,7 por ciento en 2011 y con un crecimiento para 2012 estimado en un 1 por ciento, el gobierno de la presidenta Dilma Rousseff ha comenzado a estudiar medidas para incentivar las inversiones y la producción, muy golpeada por la crisis externa.

Ayer anunció la eliminación del impuesto a las transacciones financieras de inversiones extranjeras destinadas a fondos inmobiliarios, para incentivar la actividad en ese sector. Hasta ahora, los extranjeros que quisieran invertir en bienes raíces debían pagar un 6% de impuesto.

La decisión era ya anticipada por el mercado, que espera que ahora vuelvan a ingresar más dólares en Brasil. Esta visión llevó a que en los últimos días el tipo de cambio, que pasó varios meses a 2 reales por cada dólar, se modificara con una apreciación del real frente a la moneda estadounidense, que se cambió a 1,98 reales por cada dólar.

Competitividad

Anteayer, el ministro de Economía, Guido Mantega, advirtió que no va a permitir el real vuelva a subir a un precio que afecte la competitividad de la industria brasileña y, tras sus declaraciones, el dólar subió de nuevo, para cerrar la jornada a 1,99 reales.

"No estamos cambiando la política cambiaria; la política es la misma: no permitiremos una valorización especulativa del real. Aviso a los navegantes: eso vino para quedarse. No se entusiasmen porque eso no va a suceder; el tipo de cambio no se va a derretir", afirmó Mantega.

Según representantes de la industria brasileña que buscan aumentar sus exportaciones, el dólar debería estar hoy entorno de los 2,20-2,30 reales por unidad.

"Lo importante es la estabilidad sin mucha volatilidad porque eso obstaculiza al exportador. En los últimos seis meses hubo gran estabilidad del tipo de cambio; eso no quiere decir que quede fijo; tiene fluctuaciones", agregó el ministro, intentando minimizar las alzas y bajas de los últimos días en la cotización.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?