Duhalde: "Ser nacionalistas como los brasileños"

(0)
28 de septiembre de 1999  

BRASILIA.- "Hay que ser nacionalistas como los brasileños. No hay que criticarlos, hay que imitarlos", proclamó admirado ayer el candidato justicialista Eduardo Duhalde, tras un encuentro de media hora con el presidente Fernando Henrique Cardoso.

Duhalde se había reunido en noviembre último con Cardoso, cuando aún era precandidato y la devaluación del real era sólo un presagio. Unica visita al exterior que pudo hacer en los últimos meses, agobiado por conflictos internos de la campaña, Duhalde aprovechó su encuentro con Cardoso para mostrarse como "estadista", según explicó uno de sus consejeros.

Al salir del encuentro, el gobernador ofreció una conferencia de prensa. Dijo que, por reglas de protocolo, no pudo hablar de temas internos de los dos países -esa atribución le corresponde a los presidentes o a los diplomáticos-. Pero resaltó que "Brasil y la Argentina comparten la misma devoción por el Mercosur. Nos va a ir muy mal si el Mercosur fracasa", vaticinó.

Se esforzó en aclarar que no había venido a Brasil con la intención de ponerle fin al conflicto comercial entre los dos países. Pero media hora después de que los empresarios del calzado brasileño recibieran un fax con una propuesta conciliadora argentina, Duhalde dijo a los periodistas: "Hay que dejar todo en manos de los privados, que en este mismo momento están llegando a un acuerdo".

Hasta última hora de ayer los empresarios no habían logrado acercar posiciones para cerrar el acuerdo de autorrestricción de exportaciones brasileñas de zapatos. Según fuentes de la cancillería argentina, podría cerrarse esta semana.

Un acompañante del candidato reconoció que el jueves último habían tenido un encuentro con dirigentes de la UIA "para tratar de alcanzar una solución en este tema".

Para prevenir conflictos

El candidato aprovechó para destacar la importancia de coordinar políticas macroeconómicas entre los países. Y dijo que es fundamental crear organismos independientes que puedan dirimir conflictos como el que vive actualmente el Mercosur. Pero consultado sobre si la crisis hubiera ocurrido con él siendo presidente, respondió: "Sí, porque estos conflictos no son previsibles".

Respecto de las diferencias entre sus políticas para el Mercosur, y las de Fernando de la Rúa, prefirió mostrarse conciliador y dijo que no las había. "El Mercosur se guía por políticas de Estado", expresó.

En diálogo con La Nación , antes de regresar a Buenos Aires en un lear jet alquilado, el gobernador Duhalde volvió a los temas internos.

Reconoció, con un acto fallido, que su campaña sufrió un tropiezo con la tragedia de Ramallo. Según un diario brasileño, su jefe de campaña, el brasileño Duda Mendonça habría dicho que después de Ramallo todo "quedó complicado". Molesto al ser confrontado con el diario, Duhalde respondió: "¿A usted le parece que alguien que dirige una campaña va a decir semejante cosa, aun siendo cierta? No, no es cierto", trató de aclarar rápidamente.

Confianza

Afirmó que está "completamente seguro de su victoria en primer turno, porque las encuestas y los medios siempre dan al justicialismo como perdedor", e ironizó: "Prefiero perder en las encuestas pero ganar en las urnas."

Dijo nuevamente que "la salida no es el ajuste", y negó terminantemente que si gana le vaya a pedir un ajuste a las provincias (como se detalla aparte). "Hay que aumentar la producción, no realizar ningún ajuste".

Reiteró que confía en que la concertación, el conjunto de leyes que según él sacará a la Argentina de la crisis, "será aprobada sin problemas en el Congreso y antes de las elecciones" (sobre lo que se informa aparte).

Jorge Remes Lenicov, su ministro de Economía, en caso de victoria, aseguró que "el menemismo está encolumnado con la idea. Ya prometieron apoyo, y lo vienen dando en todas las votaciones de las comisiones".

Ayer Duhalde volvió a criticar al FMI. "Las del FMI no son recetas hechas para nosotros. La Argentina no es parecida a ningún otro país en desarrollo, y mucho menos a los latinoamericanos. Puede haber países más importantes, como Brasil, pero son totalmente diferentes", dijo.

Al ser consultado sobre si Menem se había equivocado en su relación estrecha con el Fondo, Duhalde lo negó, pero dijo que "el error fue pensar que los programas son eternos. En 1996 se había ejecutado el programa económico y teníamos que haber lanzado un programa nuevo, porque el problema ya no era la hiperinflación, sino la desocupación creciente".

ADEMÁS
Esta nota se encuentra cerrada a comentarios