Suscriptor digital

Investigan por enriquecerse a un funcionario ambiental

El titular del instituto hídrico, Mario de Marco Naón, tiene un patrimonio abultado; además, contrata a una empresa propia, a nombre de empleados
(0)
29 de septiembre de 1999  

El juez Jorge Urso ya cuenta con elementos para empezar a investigar si Mario de Marco Naón, el director del Instituto Nacional del Agua y el Ambiente, se enriqueció gracias a su paso por la función pública, en la que percibe 4600 pesos mensuales. En 8 años pasó de ser inquilino a dueño de por lo menos dos pisos en Barrio Norte, de dos campos y de un auto de 60 mil dólares. Se le imputa haber contratado directamente a una empresa de su propiedad.

La Nación se ocupó del funcionario en 18 de julio último, cuando dio con la página de Internet en la que el empleado público anunciaba su casamiento en Alaska, con eventos organizados para tres días, con visita a una mina de oro, a un saloon y otras diversiones singulares.

Anteanoche y anoche, la investigación de Sergio Elguezábal para Telenoche Investiga, Canal 13, desnudó costados menos frívolos del funcionario: sería el dueño de la empresa de transporte Transporte y Servicio S.A., que el INAcontrata.

El diputado frepasista Jorge Giles denunció ayer a la Justicia el presunto enriquecimiento ilícito e incumplimiento de los deberes de funcionario público. Y por sorteo cayó en manos del juez federal Urso. También el diputado Guillermo Francos realizó una denuncia similar. Los fiscales Gerardo Di Masi y Jorge Dahl Rocha lo hicieron ante el juzgado Nº6. Y el candidato aliancista Fernando de la Rúa pidió que se interpele a Alsogaray.

Pero es sólo el primer paso: hoy Giles ampliará la denuncia porque quiere saber cuál es la responsabilidad de María Julia Alsogaray, la secretaria de Recursos Naturales y Desarrollo Sustentable.

"Creemos que es bastante difícil que un funcionario, en definitiva un empleado nuestro, se enriquezca de forma tan notoria sin que sus superiores lo perciban", aseguró a La Nación Jorge Giles.

El legislador, que es secretario de la Comisión de Medio Ambiente de la Cámara de Diputados, ya había denunciado a De Marco ante el auditor general de la Nación, Enrique Paixao, en 1996.

"Se trata de un entramado de la corrupción legalizada -enfatiza Giles-. Existe una circular con el memo del INA y firma y sello de De Marco en la que establece un sistema de reparto, por el dinero obtenido en concepto de servicios a terceros contratados, de la que se le debe girar en cheque el 20 por ciento del total, en concepto de asistencia técnica".

Los fondos extrapresupuestarios de esos pagos irían a cinco cuentas del Banco Ciudad, a nombre de delegaciones regionales, a las que sólo acceden De Marco y Juan Carlos Maciel, delegado de UPCN.

De Marco Naón es empleado público desde 1991 en el área ambiental. Estuvo al frente del Instituto Nacional de Ciencia y Tecnología Hídrica (Incyth), luego fue secretario de Ambiente Humano, desempeñándose codo con codo con María Julia. Al crearse el INA, pasó al más alto cargo.

Entre otras tareas que se le encomendaron, el INA se hizo cargo del estudio sobre el pasivo ambiental que definiría en qué condiciones se trapasaban los 53 aeropuertos del país a Aeropuertos Argentina 2000.

Como el INAno tenía capacidad para hacer semejante estudio en el corto plazo acordado, subcontrató a la consultora ERM para estudiar 33 estaciones aéreas, y a otras dos, trabajos por los que al Instituto del Agua se le traspasaron 5.000.000 de pesos.

Dicen que de esa suma sólo tres millones se usaron en los estudios de impacto encargado por el Organismo regulador del Sistema Nacional de Aeropuertos (Orsna) y que los dos restantes millones se esfumaron, se evaporaron como el agua. La superior de De Marco, María Julia Alsogaray, además de anunciar que estudiará con el departamento de Legales si entabla juicio a Canal 13 por el programa de investigación titulado El País de María Julia, deslindó responsabilidades sobre su subordinado.

Alsogaray defendió la posición de quienes demuestran "signos de progreso": cuando una persona cambia de casa o de auto, a la inversa de lo que ocurre en Europa, donde la gente la felicita y quiere imitarla, "aquí se lo denosta y se lo acusa".

Pero se apartó de De Marco: no sólo recordó que el INA es un organismo autárquico, sino que reveló que el ente ya había sido objeto de una auditoría específica, al igual que Parques Nacionales. Dos organismos autárquicos que últimamente sólo le dieron dolores de cabeza.

Testaferros

Figuran como dueños de Transporte y Servicio el gerente del INA, César González, y un proveedor de bulones, Oscar Coiro. Luego fueron testaferros el chofer del funcionario y el padre, de apellido Outes. Hay un contradocumento a nombre de De Marco.

El auditor interno, Guillermo Gómez Rueda, informó a la Sigen en julio que había irregularidades en contrataciones y no existía plan de compras en el INA. Pero el auditor y su mujer figuran entre los 25 invitados por De Marco al casamiento en Alaska.

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?