Qué opinan los familiares de víctimas de AMIA que apoyan el acuerdo con Irán

Desde las agrupaciones 18-J y Memoria Activa explicaron por qué recibieron con optimismo el memorándum; además, criticaron a la oposición y se distinguieron de las organizaciones judías
Julieta Nassau
(0)
27 de febrero de 2013  • 15:00

Esta tarde, mientras la álgida sesión para ratificar el acuerdo con Irán para revisar la causa AMIA se desarrolla en Diputados, representantes de las asociaciones judías protestarán afuera del Congreso. En esos momentos, las agrupaciones de familiares de víctimas del atentado que apoyaron el pacto seguirán expectantes la sesión, al tiempo que se preguntan cuál será el desenlace.

Las agrupaciones 18-J y Memoria Activa han marcado sus diferencias con las asociaciones AMIA, DAIA y otros familiares de las 85 víctimas del atentado que tuvo lugar en 1994 en la sede de la mutual judía. Mientras los primeros ven con optimismo el acuerdo anunciado hace casi un mes por la presidenta Cristina Kirchner, los segundos cuestionaron el memorándum de entendimiento y se manifestaron férreamente en su contra por considerar que faltan precisiones y que se pone en riesgo la investigación.

En diálogo con LA NACION , miembros de las agrupaciones de familiares de las víctimas Memoria Activa y 18-J explicaron los motivos de su respaldo, cuestionaron la "inacción" de la oposición y develaron las internas con las autoridades de las organizaciones judías.

Gerardo Beer, representante de 18-J, repitió que, para él, el acuerdo es una "lucecita al final del túnel para que la causa no esté trabada, como lo está desde 2006". "Sin indagatorias la causa no puede avanzar", reforzó.

"No hubiéramos querido, como [el canciller, Héctor] Timerman y seguramente la Presidenta, que éste fuese un pacto con Irán, pero los acusados son iraníes", opinó.

"Para nosotros, que tenemos familiares fallecidos en ese atentado lamentable, el gobierno de Néstor y Cristina Kirchner fueron los que más hicieron para que la causa tenga relevancia. Tenemos que darle un voto de confianza para que no se crea que hay intereses comerciales", dijo, para defender al Gobierno contra las acusaciones que relacionan el pacto con el hecho que el comercio con el país presidido por Mahmoud Ahmadinejad creció un 1100% en los últimos seis años.

De la misma agrupación, Sergio Burstein, que está presente hoy en el recinto, insistió en que confía que el acuerdo "puede ser positivo, aunque no tenemos la certeza de que de que esto sirva plenamente".

Burstein repitió que los imputados pueden no declarar, "e incluso pueden mentir" y que si no se presentan al interrogatorio, "se cae el acuerdo".

Por su parte Adriana Reisfeld, presidenta de Memoria Activa, deseó "que se cumpla el acuerdo", aunque reconoció que "no confía en nada después de 19 años" sin encontrar culpables por el atentado.

Reisfeld ratificó el apoyo de su agrupación al acuerdo, pese a que "el memorándum no es lo que nosotros hubiésemos querido", en referencia algunas "cuestiones semánticas que son importantísimas", como la aclaración de que los ciudadanos iraníes en la causa serán indagados y no interrogados.

"Lo importante es que no esperemos 200 años a que Irán tenga ganas de sentarse [a declarar]", destacó.

Contra la oposición

Ayer, en el plenario de comisiones en la Cámara baja, donde Timerman defendió el memorándum, una de las voces a favor del acuerdo fue la de Beer.

"La única opinión que nosotros respetamos es la de los familiares, porque somos nosotros los que sentimos el dolor. Ayer tuve colmada la capacidad de asombro", expresó Beer, quien dijo haber sentido "indignación" por las declaraciones de algunos diputados.

La presidenta de Memoria Activa, en tanto, calificó al debate de "tragicómico". "Lo de ayer fue recontra pobre. Nadie trajo una nueva inquietud, preguntaron lo mismo que los senadores. Se preguntan por qué hay apuro para firmarlo, pero no traen iniciativas nuevas", opinó.

En el mismo sentido se expresó Burstein: "Los que nos empujaron a hacer esto son los de la oposición, porque no hubo otra propuesta".

Internas en la comunidad

Las diversas reacciones frente al memorándum dejaron al descubierto las internas entre las instituciones y estas agrupaciones de familiares. En ese sentido, desde la agrupación 18-J criticaron fuertemente a la AMIA. "La AMIA está en una interna comunitaria para elegir el nuevo presidente. Si uno estaba presente ayer se daba cuenta que [el rabino y legislador del Pro, Sergio] Bergman manejaba todo. El presidente de la AMIA [Guillermo Borger] es una marioneta, está a disposición del macrismo", denunció Burstein, uno de los blancos de las escuchas ilegales por la que está acusado el jefe de gobierno porteño, Mauricio Macri .

Burstein distinguió la posición de la AMIA y la DAIA al considerar que el rechazo de ésta última al memorándum fue decidido "por la mayoría" de la institución. "No comparto en lo absoluto lo de la DAIA, pero lo hace sin chicanas ni golpes bajos", aclaró.

"La DAIA también cambió de opinión, pero no sé cuál es el tema político ahí adentro. Se está ateniendo a un tema político que no corresponde -opinó, por su parte, Beer-. El atentado es un atentado que sufrió la República Argentina, donde había argentinos judíos y no judíos. Se dirime dentro del país, no tenemos que depender del Estado de Israel".

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?