Gabriela Martínez, la dama del bajo

Toca en el Luna Park con Las Pelotas, su banda desde hace 20 años
Sebastián Espósito
(0)
1 de marzo de 2013  

Un café, un cigarrillo y una risa que retumba entre cuatro paredes. Gabriela Martínez, la bajista de Las Pelotas, este año cumple dos décadas como integrante de la banda que lidera la voz de Germán Daffunchio y los empezará a celebrar mañana, cuando suba al escenario del Luna Park para presentar el excelente último disco del grupo, Cerca de las nubes. Es más, ella entró al mismo tiempo que Gustavo Jove, la otra mitad de la base. Pero mientras el baterista tuvo que lidiar un poco más con el mito de Sumo, heredado de Superman Troglio, su antecesor en el instrumento, ella sólo tuvo que ganarse su lugar en una banda y en un ambiente bien masculinos. ¿Sólo? "Yo tocaba en un grupo que se llamaba Rey Tinto", inicia el relato Gabi. "Una noche tocábamos en Arpegios –continúa–, uno de esos sótanos de San Telmo que ya no existen más. Ahí hacía sonido Félix, que en esa época era el sonidista de Las Pelotas. Me comentó que el bajista se había ido (Beno Guelber) y que en dos o tres años habían pasado seis bajistas por la banda. Le di mi número de teléfono, pero pasaron dos meses y nadie me llamó. Al cabo de ese tiempo me volví a cruzar con Félix y me cuenta que la banda ya tenía mi teléfono y que me iban a llamar. Lo hicieron, me convocaron para una prueba y ahí me enteré de que antes de llamarme probaron a todos los bajistas hombres que tenían a mano."

"Eran poco comunicativos, en el momento me dijeron «todo bien», pero Germán y Tomás se volvieron a Córdoba después de la prueba y creí que no había quedado. Pensé «éstos me dijeron todo bien para decir algo». Pero no, a la semana veo en el suplemento Sí de Clarín que Gustavo [Jove] era el nuevo baterista y yo la nueva bajista. Y a los dos días me llamaron para empezar a ensayar. Ensayamos un mes entero, Gustavo y yo teníamos que aprendernos todos los temas y recién después de ese período salimos a tocar."

Y la base se mantuvo todos estos años. Es más: con el tiempo Gabriela se convertiría en un miembro crucial de la banda: la conciliadora, la integrante de pequeñas sociedades compositivas y, claro, la dueña de ese sonido tan sutil como contundente que ya es marca registrada de Las Pelotas. En silencio, ganándose la confianza primero y la amistad después, GM conocería de a poco el mito y la sombra que perseguían a la banda: Luca Prodan y Sumo. "Al principio se notaba que eso era algo muy fuerte, porque aun sin hablar estaba presente. Pero hay que respetar los tiempos de cada uno. Al principio, en una relación, uno no quiere hablar de su pareja anterior. ¿No? Se notaba que Sumo había sido muy fuerte en la vida de Germán y de Alejandro [Sokol], pero no era tiempo de conocer los detalles.

-De alguna manera, Daffunchio y Sokol volvieron a vivir con Las Pelotas situaciones similares a las que experimentaron con Sumo sin ese imán que fue Prodan, por supuesto.

-Es cierto y quizá por toda esa cosa de banda de culto. Durante muchos años nos preguntaban qué significaba ser una banda de culto, y una vez Timmy [McKern, manager de Sumo y Las Pelotas] dio la mejor respuesta. Dijo que uno dejaba de ser una banda de culto cuando sacaba el monotributo. No era algo buscado por nosotros, es más, nos resultaba todo más difícil porque no teníamos difusión. El hecho de ser independientes influía. Yo le decía a todo el mundo que tocaba en Las Pelotas y me decían que no conocían a la banda. Recién cuando les cantaba unos temas sabían de qué estaba hablando. Pero pasaron muchos años para que nuestras canciones sonaran en la radio.

-Los últimos discos son más prolijos. ¿No te parece?

-Antes nuestros discos tenían otro tiempo de maduración. Por ahí llegábamos a grabar sin todos los temas resueltos, hoy no. Cuando entramos al estudio ya sabemos qué quiere tocar cada uno, con qué sonido, y lo que tratamos de buscar es que no se pierda la emoción para hacerlo en una primera toma. Con los años aprendimos a hacer discos y también cambiamos mucho los shows. Aprendimos a armar las listas, a manejar los climas. Pero bueno, son 20 años juntos.

-¿Pesa más la amistad que la música para mantenerse unidos?

-Creo que es una mezcla de todo. Somos amigos y eso nos permite hacer música con una libertad mayor. Nos ponemos a componer y tenemos la libertad de poder tocar cualquier cosa sabiendo que no va a haber problemas. O que cada uno agarre el instrumento del otro.

-Es parte del trabajo de aplacar el ego, ¿no? Es un tema al cual se refieren en varias canciones.

-Eso siempre fue así en Las Pelotas. No somos una banda que comparta mucho tiempo con otros grupos, pero cuando compartís camarines o te cruzás en festivales te das cuenta de que hay muchos problemas de ego. Con Las Pelotas se da otra cosa, el hecho de componer juntos hace muy bien y es algo íntimo que afianza a la banda. En otros grupos lo que se da es que cada uno lleva sus temas y ahí el trabajo de composición es individual.

Cerca de las nubes tiene un planteo arriesgado, un comienzo calmo que se extiende por varios temas, en lugar de ir alternando los climas de una canción a otra.

-Tuvimos la idea de armar el disco como un viaje. Es una apuesta arriesgada, pero tiene que ver con la intención de no repetirnos. Algunos decían que teníamos que empezar con "Quieren más", y eso era hacerlo más parecido a Despierta , que empezó con "Saben", un tema más arriba. Y no, empezamos con una canción que incluye un cuarteto de cuerdas ["Cuantas cosas"]. Lo que a mí me pasa cuando escucho un disco es que si me gusta de entrada seguramente me aburra enseguida, en cambio si le voy descubriendo cosas con cada escucha seguro que después perdura cerca de la compactera.

-¿Viste a Sumo?

-No, varias veces estuve a punto de ir, pero no lo hice. Sí vi a Las Pelotas como público. Estaba anunciado a las 11 de la noche y tocaron a las 3 y media de la mañana. Yo ya estaba dormida en un sillón.

Las Pelotas

Presentación de Cerca de las nubes

Luna Park, Corrientes y Bouchard

Mañana, a las 21

Entradas, de 100 a 250 pesos

http://guia.lanacion.com.ar/recitales/evento/las-pelotas-rt8118

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?