Suscriptor digital

No se usarán armas en los liceos militares

El Gobierno eliminó la instrucción castrense en las instituciones secundarias de las Fuerzas Armadas
Mariano De Vedia
(0)
3 de marzo de 2013  

Con el argumento de que la formación de alumnos secundarios en instrucción militar, tácticas de combate y uso de armas de guerra es "anacrónica e innecesaria", el Ministerio de Defensa anunció ayer una reforma que prevé la eliminación del empleo de armamentos en todos los liceos militares.

Ello implica la supresión de las prácticas y materias de instrucción militar, que desde hace tres años tenían carácter extracurricular en los colegios secundarios de las Fuerzas Armadas, y su reemplazo por asignaturas orientadas a promover una "conciencia de los nuevos modelos de la defensa nacional".

Así lo dispone la resolución 59/2013, anunciada ayer por el ministro de Defensa, Arturo Puricelli, que profundizó los cambios que hace tres años había impuesto su antecesora, Nilda Garré.

Fuentes castrenses consultadas por LA NACION no se mostraron sorprendidas por los cambios y admitieron que "de alguna manera, la reforma vacía de contenido militar a los liceos".

"Se quita el barniz militar que quedaba en los liceos y se los convierte en colegios secundarios convencionales", interpretó la fuente militar.

Además de excluir las prácticas militares, la medida tiende también a sustituir la conducción militar de los liceos por docentes civiles, seleccionados por concurso, tanto en la conducción administrativa como en la gestión educativa.

Por otra parte, en la misma resolución se señala el propósito de evitar que "los liceos se constituyan en instituciones elitistas", por lo que se ordena eliminar el financiamiento a través de aranceles aportados por las familias y convertirlos en instituciones gratuitas, solventadas por el Estado.

El Liceo Naval, por ejemplo, cobra actualmente un arancel mensual de $ 650, a lo que las familias deben sumar los gastos de uniforme y material didáctico. Las autoridades de Defensa argumentan que el mantenimiento de las cuotas "puede representar un impedimento para que niños y niñas que provienen de hogares de bajos recursos ingresen a los liceos militares".

Con la reforma anunciada por Puricelli, los egresados dejan de ser reservistas de las Fuerzas Armadas, condición que en los últimos tres años, a partir de los cambios introducidos en 2010 por Garré, había pasado a ser opcional.

"Hoy, los oficiales realizan estudios universitarios y muchos suboficiales cursan en instituciones terciarias. Resulta inconsistente e inadecuado que sigamos considerando como oficiales de la reserva a egresados de la escuela secundaria", argumentó el subsecretario de Formación del Ministerio de Defensa, Carlos Pérez Rasetti.

En sintonía con recientes reformas practicadas en los colegios secundarios, la medida comprende el cambio del régimen disciplinario militar por un sistema de convivencia. Los alumnos tendrán, además, la opción de recibir formación técnica, con ofertas que se articularán con las industrias del sector militar, como la Fábrica Argentina de Aviones, Fabricaciones Militares, el astillero Tandanor y la empresa Invap.

Las nuevas modificaciones coinciden, además, con la finalización del régimen de internado, que rigió hasta el último ciclo lectivo en algunas instituciones.

Históricamente, los liceos fueron constituidos como espacios de formación secundaria para la preparación de oficiales de reserva. Se estima que hoy no más del 20% de los graduados en estas instituciones siguen la carrera militar.

Entre otras figuras conocidas que estudiaron en colegios castrenses se encuentran los ex presidentes Raúl Alfonsín y Fernando de la Rúa. Mientras el primero fue compañero de estudios del luego general Albano Harguindeguy en el Liceo General San Martín, el segundo coincidió con el general Martín Balza, en el Liceo General Paz, de Córdoba. También el ex vicepresidente Julio Cobos pasó por aulas militares (egresó del Liceo General Espejo, de Mendoza), al igual que dirigentes y funcionarios de otras extracciones políticas, como el ex montonero Fernando Vaca Narvaja, el ex procurador general de la Nación Esteban Justo Righi y el ex jefe de la SIDE Hugo Anzorreguy.

El médico Alberto Cormillot, el cineasta Luis Puenzo y el locutor Pancho Ibáñez fueron alumnos del Liceo Naval Almirante Brown, ubicado en Vicente López.

En tanto, el padre Pepe Di Paola y los músicos Charly García y Nito Mestre estudiaron en el Instituto Dámaso Centeno, perteneciente al Ejército.

Los otros cinco liceos militares que funcionan en el país son el Belgrano y el Aeronáutico (en Santa Fe), el Roca (Chubut), el Aráoz de Lamadrid (Tucumán) y el Almirante Storni (Misiones).

Nuevos planes de estudios

El uso de armas es considerado "anacrónico"

  • Arturo Puricelli / ministro de Defensa

    Reforma

    Los liceos castrenses pasarán a ser conducidos por civiles y se eliminará el cobro de aranceles. No habrá, además, prácticas y materias militares
  • ENVÍA TU COMENTARIO

    Ver legales

    Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

    Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

    Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?