Murió el Tte. Gral. Pascual Pistarini

(0)
6 de octubre de 1999  

A los 84 años, falleció el teniente general retirado Pascual Angel Pistarini, que como jefe del Ejército encabezó el 28 de junio de 1966 el levantamiento militar que derrocó al entonces presidente radical Arturo Illia y la puesta en marcha de la Revolución Argentina, que puso al general retirado Juan Carlos Onganía al frente del Poder Ejecutivo.

Sobrino del general Juan Pistarini, ministro de Obras Públicas en las dos primeras presidencias de Juan Domingo Perón, había nacido el 6 de octubre de 1915 en la ciudad cordobesa de Río Cuarto.

Egresó del Colegio Militar en 1936 como subteniente. En su trayectoria fue condecorado por los gobiernos de Brasil (la Orden al Mérito Militar en el grado de Gran Oficial) y del Perú (la Orden Militar de Ayacucho, en el grado de Comendador). Se destacó por sus virtudes como jinete: obtuvo el récord mundial y latinoamericano de salto hípico.

Fue jefe de la IVDivisión de Caballería, del Comando del Cuerpo I de Ejército, del Instituto de la Obra Social del Ejército, de la IIIDivisión de Caballería e integrante de las juntas de calificaciones de oficiales entre 1963 y 1965.

En 1982 integró, junto con los tenientes generales Emilio Forcher y Leandro Anaya, el Tribunal de Honor que debió delimitar las responsabilidades emergentes del Ejército en la Guerra de Malvinas.

Llegó a la jefatura del Ejército tras la renuncia a ésta de Onganía, el 25 de noviembre de 1965. Fue designado porIllia, al que derrocó en junio del año siguiente y lo retó a duelo en septiembre de 1967 por considerar que había sido agraviado por declaraciones del depuesto mandatario.

Su percepción sobre la situación gubernamental que encabezaba Illia fue puesta de manifiesto por Pistarini, un mes antes del golpe de Estado, en un discurso ante el propio mandatario en la plaza San Martín.

Con motivo de celebrarse el Día del Ejército, el 29 de mayo de 1966, Pistarini dejó traslucir la inquietud de las Fuerzas Armadas.

En su discurso, advirtió que "en un Estado cualquiera no existe libertad cuando no se proporcionan a los hombres las posibilidades mínimas de lograr su destino trascendente" y que "no son los hombres ni los intereses de partidos o facciones los que señalarán rumbos a la institución que la República armó como garantía de su existencia".

Un mes después, cuando Illia ordenó su destitución, las tropas del Ejército rodearon la Casa de Gobierno y exigieron la renuncia del presidente. El 28 de junio, junto con el almirante Benigno Varela y el brigadier Adolfo Alvarez, integró la Junta Militar Revolucionaria que dictó el estatuto con el ordenamiento jurídico que permitió designar a Onganía como el nuevo jefe del Estado.

El 7 de diciembre de ese año pasó a retiro, tras mantener profundas diferencias de criterio con Onganía en el manejo de los ascensos de la cúpula militar. En el ámbito privado, integró el grupo empresarial Sasetru y fue ejecutivo del Banco Internacional. Su sepelio se realizó en el cementerio de la Recoleta.

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?