Jaime Mantilla: "Hay gobiernos que tratan de acallar las voces disidentes"

El presidente de la SIP dice que la libertad de expresión está en riesgo en la Argentina
Fernán Saguier
(0)
12 de marzo de 2013  

La voz de Jaime Mantilla suena ronca, casi extenuada. Con 63 años de edad y 31 al frente del diario Hoy, de Ecuador, el presidente de la Sociedad Interamericana de Prensa (SIP), figura de reconocida trayectoria en el periodismo del continente americano, enfrenta uno de los momentos más críticos para la prensa libre.

" La situación de la libertad de expresión se ha agravado . Hay una serie de gobiernos que tratan de acallar a la opinión pública, de impedir la libertad que tiene todo ciudadano de expresarse. Con la irrupción de los llamados gobiernos del ALBA [Alianza Bolivariana para los Pueblos de América] viene una idea llamada socialismo del siglo XXI, impulsada por el difunto presidente de Venezuela Hugo Chávez. Son gobiernos de origen democrático porque surgieron de elecciones, pero populistas y absolutistas por acción. Tratan de acallar cualquier voz disidente. Es lo que está pasando en la Argentina, Ecuador y Bolivia, por ejemplo. Enfrentamos un rompimiento de los valores que sustentan el sistema democrático, y eso es muy grave. Estos países, más Venezuela, han estado bajo la atenta mirada de la SIP durante estos meses", dice en diálogo con LA NACION.

—¿Y qué pueden hacer los medios de comunicación independientes ante estos atropellos?

—Para ser independientes necesitamos una sanidad financiera que nos permita ser libres. Lamentablemente, por ejemplo, en el caso argentino, la fuerza del gobierno esta obligando a los anunciantes a que dejen de publicar avisos en los diarios. Es decir, están boicoteando esa libertad que tiene cualquier persona de anunciar donde se le dé la gana, atentando contra la capacidad financiera de los medios. Esa situación sólo se puede revertir manteniéndonos unidos y generando presión internacional.

—¿A qué se refiere con presión internacional?

—A difundir esta situación ante los medios independientes internacionales. A lograr que salga en las páginas internacionales de todos los diarios del mundo. A hacérselo saber a los presidentes de toda la región y a las respectivas empresas. A denunciar lo grave que es para la democracia no contar con canales independientes de información. La población se aliena y pasa lo que empezó a pasar hace 50 años en Cuba, donde, como nos contó la bloguera Yoani Sánchez, hay sólo información independiente clandestina. No podemos llegar a una situación así.

—Una misión de la SIP fue a la Argentina en diciembre. ¿Notaron algún cambio entre aquel momento y hoy?

—Se escucharon denuncias de campañas de descrédito desde el poder, discriminación en la distribución de la publicidad oficial, aplicación selectiva de la ley de medios y falta de respeto del Poder Ejecutivo hacia el Poder Judicial. Todo parece haberse acentuado.

—¿Y cómo es la situación en Ecuador en estos últimos seis meses?

—También ha empeorado. El presidente, Rafael Correa, está obsesionado con la prensa independiente. Usa los medios oficiales como herramienta de promoción y ataca a los que no piensan como él. El ambiente para ejercer el periodismo es pésimo. Prohibió a sus ministros y funcionarios públicos que hablen con el periodismo independiente. Sus ministros sólo concurren a las estaciones de televisión que están controladas por el gobierno. La SIP le pidió una entrevista para conversar sobre la libertad de expresión. Nunca nos contestó. Además, la presión económica ha sido terrible.

—¿De qué forma se manifestó esta presión?

—Todos los organismos del Estado y sus empresas relacionadas dejaron de poner avisos en los medios independientes, como es el caso del diario Hoy, que en los últimos seis años no recibió avisos oficiales. Se sancionó una ley que establece que cualquier accionista no puede tener ningún otro tipo de negocio o empresa, ni él ni su familia. Y esto ha alcanzado también a los editores del diario. Un gerente financiero del diario, por ejemplo, tenía una empresa de pollos y tuvo que deshacerse de ella. En todos lados están presionando para que no anuncien en los medios independientes. En diciembre, el presidente ordenó por decreto una suba del 70% en los salarios de los periodistas, lo que debilita hasta el límite de su subsistencia a los medios de provincia. Como muchos no podían pagar la suba, comenzó a haber despidos. Entonces, el gobierno tuvo que subsidiar a esos medios.

—La propuesta de Correa de introducir cambios en la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) y la Relatoría para la Libertad de Expresión es otro de los puntos sobre los que se expidió la SIP.

—Nos genera inmensa preocupación lo que se trata de hacer con ambos organismos. Disminuir su capacidad lo único que hace es eliminar ese pequeño espacio que todavía tenemos a nivel internacional para la defensa de las libertades. Pero es una decisión que está en manos de los países y que depende de los gobiernos. Nosotros podemos alertar sobre los peligros de debilitar un sistema de monitoreo que funciona bien y que fue creado por los propios países muchos años atrás, hablar con los embajadores ante la OEA, pero nuestro papel llega hasta ahí.

ADEMÁS

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?