Suscriptor digital

Francisco, un nombre de santo que anticipa un giro de la Iglesia

Según vaticanistas, la inédita selección de Bergoglio es una señal de un nuevo comienzo
Pablo Gaggero
(0)
14 de marzo de 2013  

Sin que hubiera confirmación de las razones que llevaron al cardenal Jorge Mario Bergoglio a elegir Francisco como el nombre que ya lo identifica como papa, las primeras especulaciones apuntaban ayer a la figura de Francisco de Asís, el santo italiano que optó por los pobres y revolucionó a la Iglesia en los siglos XII y XIII.

Los vaticanistas también consideran que el nombre Francisco, nunca antes elegido por sus predecesores en el trono de Pedro, es una clara señal de un nuevo comienzo para la Iglesia Católica, sumida en una crisis sin precedente.

Bergoglio se convirtió así en el primer papa en elegir un nombre inédito desde que el papa Landón I asumió en 913. Con su original selección, no estaría ofreciendo indicios de líneas de gobierno como lo hicieron por lo menos diez de sus antecesores como líderes de la Iglesia Católica.

Otro detalle aclarado ayer por el vocero del Vaticano, Federico Lombardi, es que oficialmente el Papa será llamado Francisco sin que el nombre esté inmediatamente seguido por el número romano uno (I). Sólo en el futuro, y tras la elección de un sumo pontífice que adopte por nombre Francisco II, Bergoglio pasaría a la historia como el papa Francisco I.

Giovanni Di Bernardone, San Francisco de Asís, fue fundador de la Orden Franciscana, dedicada a los pobres, la oración y la predicación.

Su opción por los pobres y la humildad extrema que caracterizaron la vida de Francisco, hijo de una familia acaudalada de Asís, lo hacen uno de los santos predilectos del mundo católico.

Pero el trabajo de Francisco también está fuertemente vinculado con otro de los grandes desafíos que la Iglesia debería enfrentar, que consiste en la tarea pastoral o la expansión del espíritu misionero.

Un trabajo que el papa Francisco sabe de qué se trata porque es intrínseco a la identidad de un sacerdote jesuita.

Otro elemento que también probablemente Bergoglio tuvo presente, quizá más como un velado gesto político, es que San Francisco de Asís es el patrono de Italia, lo que lo vincula con el país que fue cuna de todos los sumos pontífices en los últimos siglos hasta que Juan Pablo II fue elegido en 1978.

Pero tampoco habría que descartar que, en un regreso a sus fuentes y en homenaje a la Compañía de Jesús, Bergoglio haya pensado en San Francisco Javier, uno de los máximos colaboradores de Ignacio de Loyola, fundador de la orden religiosa.

Considerado uno de los misioneros más activos de la compañía, San Francisco Javier desplegó su infatigable tarea en África y Asia, particularmente en la India y Japón, donde con habilidad pudo coexistir con las rígidas normas sociales que gobernaban ese sistema feudal controlado por los guerreros samuráis.

La actividad misionera de Francisco Javier fue frenada por la enfermedad que contrajo en Sanchón, una isla de China donde murió antes de iniciar la evangelización en el gigante asiático.

Tanto los jesuitas como los franciscanos fueron dos de las órdenes más importantes en la evangelización de América, por su particular método de trabajo con los pueblos originarios del continente.

El cardenal norteamericano Timothy Dolan intentó despejar las dudas durante un encuentro con la prensa en el Vaticano.

"El Papa nos dijo que eligió el nombre de Francisco en honor a Francisco de Asís, que se ocupó de los pobres y de los humildes, será éste su trabajo", dijo Dolan, en un encuentro con la prensa tras la elección de Bergoglio.

Se sabe que además de comulgar con los principios franciscanos, el Papa los lleva a la práctica.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?