Los Bergoglio, la familia más sorprendida

La hermana, los sobrinos y primos de Francisco lloraron de alegría al verlo por televisión convertido en Su Santidad
(0)
14 de marzo de 2013  

La explosión de alegría que suscitó en tantos la noticia sobre la elección del cardenal argentino invadió también ayer la casa de María Elena Bergoglio, en Ituzaingó, hermana del flamante pontífice.

"Yo estaba en mi trabajo siguiendo el cónclave por Internet y cuando dijeron que era él me tuve que sentar; no lo podía creer, fue como un shock", contó a LA NACION José Bergoglio, sobrino del papa Francisco, quien al salir del trabajo corrió a abrazar a su madre, María Elena.

José, de 29 años, dijo que vivía sentimientos encontrados porque, si bien está muy contento, también siente ya la nostalgia porque sabe que no verá tan seguido a su tío. Ahora queda muy lejano el 23 de marzo, el día que esperaba el regreso de su tío, el cardenal.

Humilde y reservado, el cardenal Bergoglio no habla mucho de su familia, con la que ha mantenido siempre una estrecha relación.

El nuevo papa es el mayor de cinco hermanos, tres varones y dos mujeres: Alberto Horacio, Oscar Adrián, Marta Regina, que ya fallecieron, y María Elena, quien es madre de José y de Jorge.

Francisco tiene también otros sobrinos, entre los cuales se destacan dos hijos de Marta Bergoglio de Narvaja. José Luis, que es sacerdote jesuita, y Pablo, dedicado a la gestión educativa.

El nombre elegido para su pontificado quizá sea un homenaje a su padre, José Mario Francisco Bergoglio, además de ser una forma de ponerse bajo la protección del santo de los pobres y desprotegidos de Asís.

Video

Ayer, en la familia Bergoglio todo era emoción y hasta una vertiginosa secuencia de recuerdos y anécdotas. Las últimas veces que José vio a su tío, ahora papa, no hablaron sobre el cónclave, aunque eran conscientes de que existía alguna posibilidad de que fuera elegido.

Como lo pidió Francisco en su primer mensaje, desde el Vaticano, ayer por la tarde sus familiares en Ituzaingó se juntaron a rezar por él.

"Es una persona con una capacidad intelectual y espiritual muy grande y seguramente le va a hacer mucho bien a la Iglesia porque donde estuvo hizo bien", dijo desde Azul a la prensa Hugo Bergoglio, primo del sucesor de Benedicto XVI.

Según él, el arzobispo de Buenos Aires llegó al papado "sin buscarlo; jamás se lo propuso".

"Va a ser un papa muy humano, muy terrenal. Yo lo definiría como un pastor, es la exaltación de las virtudes verdaderas. Siento que es un hombre querido por la gente", comentó Hugo, que no terminaba de creer lo que había sucedido en su familia.

El primo de Jorge Bergoglio admitió que, mientras miraba el anuncio del Vaticano por televisión, no tenía "demasiadas expectativas" de escuchar su apellido. Feliz e impactado, reconoció que su primo "siempre fue considerado papable", aunque compartía la duda de muchos especialistas sobre que la edad le jugaba en contra al primo Jorge.

Con respecto a la personalidad de Francisco, recordó que el arzobispo viajaba en "colectivo de línea" a la ciudad bonaerense de Azul para visitarlo.

"Solíamos charlar mucho, y siempre fue un hombre que hizo un culto verdadero de la austeridad. Vivió toda su vida como lo predicó", señaló su primo. Anoche, en coincidencia con lo dicho por el primo de Azul, se supo que a Bergoglio le habían enviado un pasaje para viajar en primera clase a Italia, y que prefirió ir en turista como solía hacer.

Otro pariente homónimo, Jorge Mario Bergoglio, hijo de una prima del cardenal argentino, habló también con medios periodísticos. Coincidió con Hugo en no tener demasiadas expectativas sobre la designación de su primo al frente del Vaticano.

Desde Corrientes, Juan Fernández Xifra, hijo también de una prima hermana de Francisco, contó a Radio Sudamericana que ver convertido a su pariente en papa "fue el colmo de la alegría". Igual que José Bergoglio, en el conurbano bonaerense, Fernández Xifra llamó por teléfono en primer término a su madre: "Y lloramos juntos de alegría".

De apellido Colombetti Bergoglio, su madre es prima hermana del flamante sumo pontífice. "El vínculo que tenemos es grande. Es la persona que me ha casado a mí y ha bautizado a mi hija. Es una emoción muy grande", contó el joven. Sobre el flamante papa, Xifra señaló que es "una persona del pueblo, de un corazón enorme, con los pies sobre la tierra y muy humilde".

"Espero que Dios lo bendiga", agregó y destacó que "es totalmente transparente y una persona muy accesible. Mi madre y Jorge se criaron juntos".

"Hablaba mucho de su abuela Rosa Bergoglio. Se ve que era muy apegado a ella y también la vinculaba con su vocación al sacerdocio", recordó ayer a LA NACION Francesca Ambrogetti, una de las autoras del reportaje a Jorge Mario Bergoglio, "El jesuita", publicado por Vergara.

"Ella le trasmitió las costumbres piamontesas", recordó la periodista al contar también que "toda la familia Bergoglio era muy católica e incluso sus padres se conocieron en una actividad de la Iglesia".

Los primeros Bergoglio, con la abuela Rosa a la cabeza, llegaron a la Argentina en 1929, provenientes de Italia. Cuidadosa, trajo el dinero de la familia guardado en el cuello de un tapado de zorro. Quiso la providencia protegerlos del naufragio del Principessa Mafalda. La demora en la venta de los bienes los obligó a cambiar los pasajes que tenían para ese buque por otros en el Giulio Cesare, con el que llegaron a Buenos Aires.

En ese libro, Su Santidad tiene un cálido recuerdo de su madre, Regina María Sívori, que quedó paralítica después del quinto parto. "Todos sabemos hacer por lo menos milanesas", admitió Francisco al contar cómo su madre guiaba a él y a sus hermanos para hacer la comida. Esa tarea también la desarrolló más de una vez en el Colegio Máximo, de San Miguel, cuando no había cocinero los domingos.

Evitó hablar de sus habilidades culinarias, pero con una sonrisa ha manifestado: "Nunca maté a nadie".

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?