Suscriptor digital

La clave es más tiempo para uno mismo

Mariela Mociulsky
Ximena Díaz Alarcon
(0)
17 de marzo de 2013  

Sabemos que la revolución digital tuvo un impacto equivalente a la Revolución Industrial, con el agregado de que se ha desarrollado en menos generaciones. Hoy la tecnología juega un rol preponderante en la vida cotidiana y esto tiene consecuencias evidentes en la relación de las personas con el mundo y con el consumo.

Pero la conectividad implica mucho más que el desarrollo y masificación de la tecnología: configura nuevos imaginarios y expectativas anclados en las posibilidades tecnológicas y en la imagen de sí mismo que los consumidores desean proyectar.

Hoy es socialmente valorado conocer de tecnología y saber aprovecharla para potenciar la vida cotidiana y los propios fines. Ser "obsoleto" en este aspecto suele adquirir matices negativos (excepto cuando es por elección y en ese caso puede ser considerado "retro").

En las investigaciones que realizamos en Trendsity con distintos tipos de consumidores, observamos que una de las cosas que la gente ahora busca es poder disfrutar más de su vida, equilibrar placeres y obligaciones, y esto implica poder manejar sus propios tiempos. Tener un uso más libre del tiempo hoy resulta aspiracional y constituye, para muchos, un verdadero "lujo".

En crecimiento

Dado que hacer las compras del hogar resulta ineludible, poder hacerlo online de modo cada vez más seguro, con acceso a comparar ofertas y precios en variedad de marcas, minimizando el tiempo que se le dedica a esta tarea, resulta muy valorado y por eso la compra online se instala como una verdadera tendencia en crecimiento.

Asimismo, dado el nivel masivo de penetración de la tecnología en los hogares y en la vida de las personas, las marcas invierten cada vez más en desarrollar y mejorar sus versiones de retail online , lo que realimenta un ciclo positivo de compras más frecuentes, más efectivas y con mayor ahorro de tiempo.

Dado que para nuevas generaciones la división online / offline no es tal, sino una totalidad que se vive de modo integrado (a diferencia de generaciones previas) y que tienen un vínculo más fluido con la tecnología en general, cabe esperar que la tendencia a la compra online continúe creciendo en el futuro.

En este sentido, la libertad y practicidad que ofrece la compra a través de Internet implicará un verdadero desafío para la experiencia de compra presencial, que deberá encontrar una propuesta que satisfaga a unos consumidores cada vez más acostumbrados a la velocidad y a la capacidad de elegir, a sólo un clic de distancia.

ADEMÁS

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?