Otra vez, Lindsay Lohan deberá pasar un tiempo en rehabilitación

Lohan, durante la audiencia de ayer
Lohan, durante la audiencia de ayer Crédito: Reuters
Tras incumplir su libertad condicional, la actriz tendrá que pasar tres meses en un centro para las adicciones, 18 meses de terapia y 30 días de servicio comunitario
(0)
19 de marzo de 2013  • 10:17

La problemática actriz L indsay Lohan evitó la cárcel ayer a cambio de estar tres meses encerrada en un centro de rehabilitación como condena por incumplir su libertad condicional tras mentir a la policía en un accidente de tráfico que tuvo en junio de 2012.

Lohan aceptó el acuerdo propuesto por la fiscalía de Los Angeles y renunció a defenderse de los cargos para evitar una sentencia de 180 días de prisión que entrará en vigor si no cumple con la pena establecida.

Pero la actriz no sólo deberá hacer rehabilitación, si no que además tendrá que someterse a 18 meses de terapia psicológica y 30 días de servicios comunitarios.

Otro hecho más y van...

Este nuevo hecho judicial comenzó cuando Lohan fue denunciada en noviembre del año pasado por las autoridades de Los Ángeles por mentir, obstruir el trabajo policial y conducción temeraria en relación con una colisión ocurrida en junio cuando iba en su Porsche rumbo a un rodaje.

El auto deportivo de la actriz colisionó contra un camión y ella negó que estuviera al volante, algo que para los agentes quedó demostrado. En ese momento, la protagonista de Mean Girls ya se encontraba en libertad condicional por un delito de hurto en una joyería en 2011 y, al aceptar el acuerdo con la fiscalía reconoció implícitamente que incumplió lo establecido para seguir libre.

El comienzo de los problemas

El alcohol y sus problemas al volante son un denominador común en las andanzas de la actriz que en 2005, cuando aún era menor de edad, ya asistía a reuniones de Alcohólicos Anónimos y admitía ser bulímica y consumir drogas.

En agosto de 2007 se declaró culpable de cinco cargos por conducir borracha y poseer drogas, y fue condenada a cuatro días de cárcel, aunque su pena se redujo por un acuerdo judicial y Lohan no pasó ni una noche tras las rejas.

Desde aquel año, ingresó varias veces en centros de desintoxicación, fue acusada de dos atropellos y el robo de un abrigo de visón y en 2010, cumplió 13 días de cárcel de una condena de 90 días por reiteradas violaciones de su libertad condicional.

En 2011, los dueños de una joyería angelina la denunciaron por apropiarse indebidamente de un collar y fue sentenciada a 120 días de prisión y 480 horas de servicios a la comunidad, esta vez como limpiadora en un depósito de cadáveres. Pero esta pena se convirtió en cinco horas de permanencia en una celda y 35 días de arresto domiciliario.

temas en esta nota

0 Comentarios Ver

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.