Cómo sumarle calidez a tu oficina

Un estudio puede ser un espacio de creación y trabajo sin distracciones, pero también un hogar
(0)
21 de marzo de 2013  • 00:02

Si hay algo a tener en cuenta cuando una planea un espacio de trabajo, abierto a reuniones y cómodo para trabajar, es la practicidad. Desde lugares de guardado hasta una decoración despojada y al alcance de la mano son claves para mantener la armonía de un hogar-oficina. En este caso, te vamos a acompañar en el recorrido de cuatro ambientes de Enseres Estudio, delineados por nuestra anfitriona de este mes, Ceci Miranda, que mantienen su espíritu funcional pero sin perder calidez. ¿Cómo lo logra? Mucha madera, texturas nobles, paleta de ocres y blanco, simplicidad en los pequeños detalles y la nostalgia que brindan esos objetos vintage que nos transportan a la niñez sacándonos una sonrisa.

Entrada



Enseres Estudio está formado por un equipo de profesionales vinculados con la imagen y el diseño, así que aquí también se realizan producciones y grabaciones. Por eso, la idea fue tener una recepción que desde la primera impresión dejara en claro el espíritu descontracturado del lugar: con un banco de plaza (MercadoLibre, $1300) como protagonista y almohadones (STU, desde $300).

Junto al mueble de campo antiguo –y siempre a mano– está el changuito de compras y una bolsa plegable eco (Violraviol, $340 y $100). En el techo, se destaca una campana de acero inoxidable en contraste moderno. Un hallazgo: brotes de lazos de amor en vasitos de yogur.

Patio cubierto



El living hace las veces de "sala de reuniones", pero al estilo nipón: en el piso. Para lograr confort y demarcar la zona se ubicó una alfombra tejida en telar y almohadones (Elementos Argentinos, $2685 y $490 cada uno). Las estanterías, compradas en un remate, pertenecían a una panadería. Las mantas tejidas a crochet las conseguís en Miga de Pan, desde $640. Detalles como los cajones de madera organizadores, los frascos y las tacitas de café son de Enseres ($150, $45 y $50 cada uno). Sobre la mesa de chapa (Helmut, $1200), cuadro pintado en acuarela de Sofía Wizinsky (desde $450).

Cocina



"Pasamos mucho tiempo en el estudio, por eso buscamos darle la calidez de una casa, adonde nuestros hijos puedan venir y compartir con nosotros parte del día. Entonces, organizamos muchos almuerzos o meriendas para poder estar juntos", cuenta Ceci, quien durante años se especializó en food styling en revistas y televisión y, además, es una gran cocinera.

Como isla y desayunador, nada más simple que una mesa con caballetes, con un toque net pintándola de blanco (la conseguís en Easy, desde $700). Sobre ella, individual y servilleta de doble tela (Violraviol, $50 y $25) y dulcera y mantequera de vidrio retro (Enseres, $50 y $90). Abajo, portautensilios y mortero de piedra (Enseres, $160 y $130). Además, detalles de enlozados, ¡de última moda!, los conseguís en bazares y ferias.

Oficina



Como escritorio, ubicaron una mesa de pinotea bien larga (de 1,90 x 0,80 m), caben dos trabajando. Detrás, una estantería de metal estilo ferretería que les sirve de archivo múltiple. En la pared, un juego de relojes vintage marcan el tiempo de trabajo... y placer.

La creadora

Ceci Miranda es directora de arte, fotógrafa y dueña –junto con su pareja– de Enseres, un bazar que propone una curaduría de objetos vintage.

Más info: www.enseresbazar.net.

¿Qué opinas de esta Home-Office? ¿Cuál es el ambiente que más te gusto?

temas en esta nota

0 Comentarios Ver

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.