Una trilogía excepcional

Verónica Gurisatti
(0)
31 de marzo de 2013  

las claves del éxito del Malbec son muchas. Su plasticidad y versatilidad la consagraron como la uva tinta argentina. Puede dar varietales simples como ejemplares complejos con largas crianzas capaces de competir con las principales etiquetas del mundo. Sigue buscando su tipicidad en las distintas zonas productivas y hay exponentes de todas las regiones. En las áreas frías es donde mejor se expresa. Mendoza es cuna privilegiada porque la variedad de zonas le permiten alcanzar una expresión sin igual. Así lo demuestra nuestra selección exclusiva de mayo, compuesta por una trilogía de excepcionales Malbec.

El Fond de Cave Reserva Malbec 2011 elaborado con uvas de Maipú, de estilo Nuevo Mundo, complejo y elegante, con aromas intensos a fruta bien madura, suave al paladar, taninos finos y muy bien integrados los ahumados de la crianza. Son pocos los Malbec como el Giraud Billoud Reserva Malbec 2010 que se apoyan más en la frescura de la fruta que en la madurez de la uva. Moderno y singular, nació en Cruz de Piedra y tiene carácter frutal, taninos jóvenes, cuerpo concentrado, potencial y larguísimo final. El Vicentín Malbec 2010 es un vino refrescante elaborado con uvas de cinco viñedos ubicados en Luján de Cuyo y Valle de Uco, con mucha carga frutal, taninos maduros, buena acidez y cuerpo amable y equilibrado.

  • Para conocer más del mundo del vino, ingresá en www.bonvivir.com
  • ENVÍA TU COMENTARIO

    Ver legales

    Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

    Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

    Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?