Suscriptor digital

Tres millones de personas cayeron en la pobreza en España

Un informe de Cáritas habla de una década perdida para la sociedad
Jaime Prats
(0)
31 de marzo de 2013  

MADRID.- La crisis y los recortes están golpeando con tal dureza a la sociedad española que las rentas se han desplomado a niveles de hace diez años. Ya hay tres millones de personas en una situación de pobreza extrema, la antesala de la exclusión. Y la capacidad adquisitiva, de 18.500 euros de promedio por español en 2012, es inferior a la del año 2001. Los detalles de este retroceso los presentó hace pocos días Cáritas en un informe que habla de una década perdida.

El escenario que dibuja el estudio Desigualdad y Derechos Sociales. Análisis y Perspectivas 2013, elaborado por la Fundación Foessa (Fomento de Estudios Sociales y Sociología Aplicada) a partir de diferentes fuentes oficiales, es de una situación de dureza sin precedente reciente, según la entidad humanitaria. El descenso en la cantidad de dinero que manejan las familias obedece al efecto combinado de la caída de los ingresos (un 4%) y la suba de los precios (10 por ciento). Y se traduce en un empobrecimiento que "avanza a la carrera", añade Carlos Susías, de la Red Contra la Pobreza y la Exclusión Social España (EAPN). Especialmente entre los más desfavorecidos. "Es una verdadera barbaridad la evolución de los últimos años", dice.

El retroceso de los ingresos afecta de forma especialmente cruenta a las rentas más bajas, una categoría que no deja de reclutar ciudadanos. El 21,8% de los españoles vive en pobreza relativa -en 2008 la tasa estaba en 19,6 por ciento-. Son 10 millones de personas. Este índice (que fija Eurostat) corresponde al 60% de la mediana de la renta nacional. Es decir, una persona es pobre si vive con menos de 7300 euros anuales. Por cada adulto que se suma a la unidad familiar, habría que incluir la mitad de esta cantidad, y un 30% por hijo. De esta forma, una pareja con dos hijos está por debajo del umbral de la pobreza si cuenta con menos de 15.330 euros para pasar el año.

La situación de pobreza severa (30% de la renta mediana, 3650 euros anuales) también crece, y ya alcanza al 6,4% de la población -4% en 2008-. En total, unos tres millones. Para José Manuel Ramírez, presidente de la Asociación de Directoras y Gerentes de Servicios Sociales, este último dato es especialmente preocupante. La pobreza extrema es el peldaño anterior a la exclusión social. "Recuperar a estas personas exige una media de 10 años, y esto supone un enorme coste humano y de recursos", agrega el especialista en servicios sociales.

Hay datos sobre los que el informe presta especial atención. Por ejemplo, el que indica que un 38% de los hogares monoparentales con un hijo o más vive por debajo del umbral de pobreza y el 11,7% de pobreza extrema, según la Encuesta de Condiciones de Vida del INE de 2011. O que el porcentaje sea similar (48% bajo el umbral de pobreza) en el caso de familias con tres hijos. "No hay que olvidar que la pobreza es un acelerador que lleva a la exclusión", insiste Susías. "Y que ésta es mucho más compleja de combatir", agrega.

Hasta hace un año, los informes Foessa, destinados a diseccionar la realidad social del país, no tenían una periodicidad fija. Tras el de 2008 se elaboró el de 2011. Sin embargo, dada "la velocidad de la evolución" de la crisis, sus responsables decidieron no dejar pasar más de 12 meses antes de volver a tomar el pulso de la situación, explicó el miércoles el secretario general de Cáritas, Sebastián Mora, durante su presentación. "Si el anterior informe revelaba que la pobreza en España era más intensa, más extensa y más crónica, hoy se puede decir que ese proceso de empobrecimiento se ha profundizado en extensión", añadió Mora.

Más desigualdad

Una de las consecuencias de la crisis y el desempleo es el intenso incremento de la miseria. Otra, "el aumento sin precedentes de la desigualdad de su distribución" en la sociedad. Desde 2006, los ingresos de las personas con menos recursos han caído año tras año 5%, mientras en los hogares más acomodados la tendencia ha sido la inversa. El resultado de ello es que desde el inicio del hundimiento económico, en 2007, la diferencia entre los más ricos (20% de personas con mayores rentas) y los más pobres (20% con menos ingresos) subió 30 por ciento.

Ésta es la sombría fotografía de la crisis hoy en día. Pero el futuro, una vez que desaparezcan los nubarrones y repunte la actividad económica, sería igual de malo o incluso peor para los más desprotegidos. Cáritas advirtió que la contundencia y la multiplicación de los recortes sociales sientan las bases para que el impacto de la crisis se haga crónico entre los más desfavorecidos. Y que los "ajustes en bienes básicos, la reducción de prestaciones sociales y la exclusión de grupos de ciudadanos de servicios elementales" pueden convertirse en un obstáculo insalvable a la hora de sacar de la pobreza a los ciudadanos que quedaron atrapados en ella. "Los recortes en los servicios públicos de bienestar pueden suponer una ruptura definitiva para los más pobres", insiste el informe. "Corremos el riesgo de abandonar a su suerte a las personas más desprotegidas", concluyó Sebastián Mora.

© El País SL

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?