El hundimiento del General Belgrano, su decisión más cuestionada

El 2 de mayo de 1982, Margaret Thatcher, como premier británica, mandó a atarcar el crucero argentino pese a que estaba fuera de la zona de exclusión establecida; murieron 323 argentinos
(0)
8 de abril de 2013  • 13:16

Fue, sin duda, su decisión más cuestionada. Pero Margaret Thatcher , al menos públicamente, siempre la defendió. Se trata del hundimiento del crucero ARA General Belgrano pese a que se encontraba fuera de la zona de exclusión establecida por Londres en el marco de la guerra de Malvinas.

Según documentos clasificados que salieron a la luz recientemente, la decisión de atacar el General Belgrano el 2 de mayo de 1982 fue tomada por Thatcher -quien falleció hoy- y su gabinete, durante un encuentro en Chequers, la casa de campo que tiene el primer ministro de Gran Bretaña. Allí se decidió "flexibilizar" la zona de exclusión y realizar lo que para el mundo, salvo para Londres y sus aliados, fue un crimen de guerra, según consigna la agencia Télam.

El ataque dejó 323 muertos, de un total de 649 argentinos que murieron en el conflicto bélico de 74 días, mientras que las víctimas británicas fueron 255.

Esos mismo documentos dan cuenta que un grupo importante de consejeros de la ex líder conservadora estuvieron en contra de ir a la guerra en 1982, pero que fueron desoídos por la "dama de hierro".

El 5 de mayo de 1982, durante una cena de representantes de la Organización del Tratado Atlántico Norte (OTAN), el secretario del Eurogrupo, Kevin Tebbit, sostuvo que el entonces ministro de Defensa británico, John Nott, había afirmado: "La decisión política [de atacar al buque argentino] fue tomada por un grupo de ministros liderados por la primera ministra".

Se refería al almuerzo en Chequers del 2 de mayo, donde Thatcher dio la orden de hundir al Belgrano pese a que estaba fuera de la zona de exclusión.

John Weston, jefe del Departamento de Defensa del Foreign Office de la época, reconoció que "el hundimiento del Belgrano respondió a una decisión de los ministros de flexibilizar las reglas del combate y permitir a nuestros submarinos nucleares atacar los buques de guerra argentinos".

Los documentos demuestran además que Londres estaba al tanto que el ataque que realizó el submarino nuclear HMS Conqueror al buque argentino ocurrió a 30 millas naúticas al sudeste de la zona de no agresión.

El Reino Unido era tan consciente de su acción que el jefe de la delegación británica ante las Naciones Unidas estaba "preocupado" de que pudiera tener "un efecto adverso en el sentimiento" de la organización respecto al papel británico en el conflicto.

La defensa de Thatcher

"No estaba abandonando las Falkland, estaba en un área que representaba un riesgo para nuestros buques y para nuestra gente. Estaba en un área en la cual habíamos advertido, desde fines de abril, a todas las naves que estaban cerca que si representaban un peligro para nuestros buques, eran vulnerables. Cuando fue hundido, ese buque era un peligro para nuestros barcos. Mi tarea consistía en cuidar nuestras tropas, nuestras naves, nuestra flota. Dios mío, he vivido días con tanta ansiedad y esas noches."

Esa defensa hizo Thatcher en 1983, en un programa de la BBC, donde la profesora de Geografía, Diana Gould, la interpeló y terminó cruzándose con la entonces ministra por este tema:

"Murió impune"

Al respecto, Mario Volpe, titular del Centro de Ex Combatientes de Islas Malvinas (Cecim) dijo en diálogo con la agencia AFP que Margaret Thatcher, quien falleció hoy a los 87 años, "murió impune, sin ser juzgada".

"Murió impune, sin ser juzgada, no va a quedar en el recuerdo como alguien que haya aportado nada a la paz", dijo Volpe, de 53 años, y consideró que la ex primera ministra británica tuvo la oportunidad de frenar la guerra de las Malvinas, pero que la decisión de hundir el crucero argentino General Belgrano terminó por intensificarlo.

"Siempre recuerdo esa decisión de hundir el crucero porque teniendo la oportunidad de haber parado la guerra, nunca lo hizo, sino que la intensificó", dijo el ex soldado, quien fue herido en un hombro y resultó con un pulmón perforado durante un ataque de la artillería británica, el 13 de junio de 1982, un día antes de la rendición de Argentina.

"Al decidir la continuidad de la guerra con el hundimiento del Belgrano, Thatcher ya no se diferenciaba del dictador [Lepoldo] Galtieri", agregó, sobre el gobernante de facto que decidió la invasión del archipiélago austral el 2 de abril de 1982.

Debido a la sensibilidad del tema, esta nota fue cerrada a comentarios.

ADEMÁS
Esta nota se encuentra cerrada a comentarios