0

Una obra pudo evitar la tragedia de La Plata, pero fue postergada

El saneamiento del arroyo Del Gato espera fondos desde 2010
Pablo Morosi
0
14 de abril de 2013  

LA PLATA.– Si hay algo de lo que nadie duda es de que la principal obra para atacar la recurrencia de inundaciones en La Plata debe hacerse en el arroyo Del Gato. A tal punto que la tarea ya estaba proyectada y presupuestada desde hacía tres años, pero la definición de otras prioridades y la falta de fondos impidieron su concreción.

El costo de las tareas de saneamiento del arroyo Del Gato ascendía a 770 millones de pesos, por realizarse en varias etapas, según un plan integral de soluciones hídricas para la zona, elaborado en 2010 y que hasta el 2 de este mes descansó en el fondo de varios cajones en los despachos oficiales.

"Son obras para licitar, pero ahora, tras los sucesos de principios de mes , todo debe volver a ser estudiado", indicaron voceros de Alejandro Arlía, ministro de Infraestructura, Vivienda y Servicios Públicos bonaerense, del que depende la Dirección Provincial de Saneamiento y Obras Hidráulicas (Dipsoh), impulsora del postergado proyecto.

El arroyo atraviesa los barrios Melchor Romero, San Carlos, Ringuelet y Tolosa, para desaguar en el río Santiago y su cuenca abarca un área de 12.000 hectáreas, en la que viven unos 400.000 habitantes de los 650.000 de La Plata.

Ahora, desde el ministerio de Arlía se dice que se pedirán nuevos informes para adecuar los cálculos y las obras previstas a parámetros que contemplen soluciones a la medida de la última inundación.

El plan oficial que nunca se llegó a transformar en obras, al reseñar las características del curso del agua, también consigna la intensa actividad económica y social, con sectores rurales y urbanos con un alto valor productivo -frutihorticultura-, comercial, industrial y recreativo desarrollados en esta cuenca.

Las obras proyectadas, que surgen del "Estudio de la cuenca del arroyo Del Gato", realizado a partir del trabajo de la Universidad Nacional de La Plata por la Dipsoh, en enero 2010, incluían la realización de derivadores y readecuaciones de las redes de desagües en el casco urbano de La Plata.

La Facultad de Ingeniería había hecho estudios sobre el arroyo Del Gato en 2003, cuando la ciudad era gobernada por Julio Alak, hoy ministro de Justicia de la Nación. En aquel momento, los expertos consignaron que "la recopilación de información efectuada en el municipio y de otras fuentes consultadas dio como resultado que aproximadamente el 50 por ciento de la cuenca global carecía de datos altimétricos y el 75 por ciento de información confiable. Además, su representación planimétrica se encontraba desactualizada".

Los sucesivos informes detallan la "degradación de los cursos naturales", y subrayan que en los terrenos inundables de la zona aledaña a los cursos de agua se produjo un fenómeno generalizado en los núcleos urbanos, esto es, la ocupación por pobladores de muy bajos recursos.

"De todos los sitios donde se detectaron esas situaciones, el más comprometido es el del arroyo Del Gato, desde la calle 13 y en el canal de la calle 11, por ser ésa la descarga natural de toda la cuenca y por la densidad de ese núcleo, que impide toda la tarea de mejoramiento de ese cauce", agrega el trabajo de la Dipsoh. Y advierte que, sin las obras planteadas, podría haber "severas inundaciones y anegamientos en distintas zonas del casco urbano y la periferia".

Fuentes cercanas al ex intendente Alak reconocieron la existencia de ese trabajo, y afirmaron que, hasta el momento de dejar la intendencia en manos de Pablo Bruera, fueron constantes los trabajos de mantenimiento en el cuestionado arroyo.

El mismo informante comentó: "Una de las pruebas más contundentes sobre el abandono de los trabajos de mantenimiento en los arroyos de la ciudad fue publicada por LA NACION en su edición del lunes pasado. Es la imagen de la excavadora abandonada desde 2011 en un taller de Villa Elisa". Según la misma fuente, esa máquina fue "regalada" al municipio por Eduardo Duhalde cuando era gobernador. "El mantenimiento de las cuencas es responsabilidad de la provincia, pero ésta, de hecho, lo deriva a los municipios", reconoció.

El miércoles último, durante su mensaje al abrir las sesiones ordinarias del Concejo Deliberante, el intendente Pablo Bruera abogó por la urgente necesidad de esas obras, apuntó que "habían sido reclamadas", sin señalar ante quién ni explicar por qué no se habían concretado.

En ese sentido, el jefe comunal afirmó: "El problema central que tiene la ciudad, se sabe, es el arroyo Del Gato, y hay varios estudios que dicen eso". Bruera consideró que esas obras deben empezarse por el vecino partido de Ensenada "porque -dijo- es donde desemboca el arroyo, y nadie puede hacer una obra donde empieza el cauce".

Desde la municipalidad se destacó que se necesitaría "apoyo internacional" para ejecutar las obras de infraestructura que garanticen que no se reitere una inundación semejante a la última.

Al igual que las autoridades provinciales, el intendente reconoció que los trabajos previstos y presupuestados ya no alcanzan. En ese sentido, dijo: "Quiero ser absolutamente claro porque esa obra que hay que hacer en Del Gato y que ahora hay que dimensionarla de otra manera no hubiese mitigado esto".

ADEMÁS

temas en esta nota

0 Comentarios Ver

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.