Cómo se conocieron Karina Jelinek y Leonardo Fariña

En 2011. Karina y Leonardo pasaron por el civil para dar el «sí, quiero»
En 2011. Karina y Leonardo pasaron por el civil para dar el «sí, quiero»
La pareja comenzó a salir en 2011, por amigos en común; ella aseguraba que era "re sencillo" y que no le importaba que fuera millonario
Cora Debarbieri
(0)
24 de abril de 2013  • 15:31

El verano de 2011 fue uno de los más emocionantes para Olga Karina Jelinek Yamaguchi , así se llama realmente la modelo que forma parte de la agencia Life Chekka. ¿El motivo? su romance con Tomás Constantini quedó totalmente enterrado cuando la morocha conoció en una glamorosa fiesta esteña, a través de amigos en común, a Jorge Leonardo Fariña . Hasta ese momento un enigmático hombre que se sumaba al mundo de los flashes y las fiestas nocturnas mostrándose en una lujosa Ferrari.

"Nos conocimos en Punta del Este. Leo me conquistó con su forma de ser, es re sencillo y me trata como una reina. A diferencia de otras parejas que tuve, no está conmigo por prensa ni para salir en las revistas", aseguró ella durante las primeras semanas de noviazgo. Tres meses y medio bastaron para que Leonardo le proponga casamiento a Jelinek en una larga noche y de una manera muy particular. "Estaba en pedo en un boliche y se lo dije", aseguró el empresario. "Cuando uno esta borracho habla desde el corazón", justificó la flamante novia.

A todo lujo, Karina y Leonardo celebraron su unión en 2011.
A todo lujo, Karina y Leonardo celebraron su unión en 2011. Fuente: Archivo

La fiesta de casamiento no paso desapercibida, importantes políticos y empresarios se sumaron a la larga lista de trescientos cincuenta invitados que se completó con la presencia de modelos, actores y algunos periodistas. Celebración que se llevo a cabo en el salón Tattersall de Palermo con varios ingredientes de lujo: lomo kobe, sushi, botellas de champagne Cristal Louis Roederer, dos vestidos del diseñador Pablo Ramírez que lució la novia, costosa joya de perlas cultivadas y un zafiro, más de cinco mil flores rojas que vestían el jardín de invierno del lugar, veinte personas de seguridad, la participación del conocido DJ Thomas Penton, la atracción de hombres zancudos parecidos a robots que atacaban con rayos láser y una previa de la modelo en la suite presidencial de Four Seasons, entre otras cosas.

Hasta aquí llamaba la atención el alto nivel de vida de un hombre que apenas superaba los 24 años y que se mostraba con varios autos de alta gama, un departamento en avenida Del Libertador y varios viajes a Miami en aviones privados. "El es rico de corazón", respondía la morocha cuando sentada en el living de Susana Giménez, la conductora le preguntó por las dos Ferraris que tenía su marido. Y para salir del tema Karina prefirió derivar en su historia de amor y contar que: "Fue un flechazo, lo ví y me enamoré. No me arrepiento y estoy muy feliz".

Video

LA HISTORIA OCULTA DE FARIÑA

Fariña, un hombre que desde se hizo público provocó más dudas que certezas.
Fariña, un hombre que desde se hizo público provocó más dudas que certezas. Fuente: Archivo

Lo que poco trascendió en estos dos años de matrimonio entre Karina y Leonardo es que el empresario tiene un hijo fruto de una relación anterior y que no cumpliría con la cuota mensual que le tiene que pasar al pequeño. También sus ex vecinos de La Plata, lugar donde vivió su infancia y adolescencia, aseguran que el muchacho habría abandonado a la madre de su hijo a los pocos meses de confirmar el embarazo y que Leonardo le habría dado su apellido al bebe cuando la justicia confirmó su paternidad. "Fue muy raro ver como cambió, no solo su vida sino su economía", aseguran allegados a la familia del joven. Lo que también llamó la atención fue la ausencia de gran parte de su entorno más íntimo en su casamiento. "Quizá es para protegerlos de la exposición mediática", se animaron a lanzar ex amigos del actual esposo de la modelo.

Lo cierto es que hoy por hoy Karina y Leonardo atraviesan su primera gran crisis desde que se casaron y que aquellas palabras que se animó a decir la morocha en alguna entrevista donde aseguraba que: "Creo en Dios y El me tenía guardada esta sorpresa para mi vida. Yo voy a misa siempre, oro mucho, y le pedía que pusiera en mi camino un hombre bueno", puede que queden en el olvido. Finalmente, ¿el príncipe se convertirá en sapo?

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.