El abogado de Píparo calificó a los acusados de "chacales"

Burlando pidió la pena máxima para seis de los siete imputados; les deseó que "los abrace la muerte" en la cárcel
(0)
30 de abril de 2013  

LA PLATA.- El abogado de Carolina Píparo, la mujer que fue baleada en una salidera bancaria en julio de 2010 en esta ciudad, pidió ayer la pena de reclusión perpetua para seis de los siete imputados por el hecho, que derivó en la muerte de Isidro, el hijo que Píparo llevaba en ese momento en su vientre.

"Son chacales y matabebés", dijo Fernando Burlando, el abogado patrocinante de la familia Píparo, en el discurso que brindó ayer en el juicio por el ataque, que se aproxima a su cierre, tras los alegatos de las partes.

Burlando se refirió así a Carlos Moreno, Miguel Silva, Luciano López, Juan Manuel Calvimonte, Carlos Jordán Juárez y Augusto Claramonte, seis de los siete hombres acusados de haber participado del operativo criminal.

Sin embargo, el abogado de Píparo dejó fuera de sus duras imputaciones y del pedido de condena a Carlos Burgos, a quien consideró inocente, aunque el fiscal del caso, Marcelo Romero, había pedido que también se lo condenara, a quince años de prisión.

Aunque la legislación argentina no contempla la pena de muerte, el letrado había dicho a la prensa, antes de ingresar en los tribunales platenses, que desea que a los seis hombres señalados "los abrace la muerte; que los acune la muerte detrás de las rejas. Eso de alguna manera es una pena de muerte", se permitió decir.

"Indefendibles"

En la audiencia tribunalicia pidió para ellos la pena máxima de encierro. "Las pruebas que comprometen a los delincuentes son incuestionables. Estas bestias son indefendibles", remarcó.

Carolina Píparo fue baleada cuando volvía a su casa del barrio La Loma, en esta ciudad, luego de retirar dinero de una sucursal del banco Santander Río en el centro platense. En esos momentos estaba embarazada de Isidro, que nació tras una cesárea de urgencia mientras ella estaba internada. La madre vivió, pero el chiquito falleció apenas una semana después de su alumbramiento.

La investigación judicial determinó que una banda habría preparado el golpe luego de conocer que la víctima retiraría el dinero de la entidad bancaria.

En el juicio, que ya lleva casi dos meses, Burgos, que había sido señalado inicialmente como autor del disparo, se declaró inocente y dijo que Moreno fue quien disparó.

Ayer, Burlando consideró que, en efecto, Burgos es "ajeno a la célula delictiva" y que Moreno es el autor del hecho, mientras que los otros cinco imputados serían sus coautores.

La ronda de alegatos continuará hoy, con las alocuciones de los abogados defensores de los acusados. Luego, el tribunal dictará sentencia.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.