¿Es una serpiente? ¿Un insecto, un chita? No, es un robot

Tres diseños de robots se inspiran en los seres vivos para emular sus virtudes
(0)
2 de mayo de 2013  • 01:00

El antropomorfismo en los robots es algo que tiene larga data, y representantes ilustres como Asimo, el robot creado por Honda hace más de una década , y diseñado a semejanza de la figura humana.

Pero en forma creciente los diseñadores están investigando el uso de esquemas que siguen la figura de animales e insectos, explorando las ventajas de cuerpos con múltiples puntos de apoyo y otra flexibilidad.

A los diseños de robots con forma cercana a la de un perro o un lagarto se suman otros:

La serpiente

El Laboratorio de Biorobótica de la Universidad Carnegie Mellon , en Estados Unidos, está investigando el uso de robots con forma de serpiente, lo que les permitirá ser usados para entrar en lugares donde una persona o una máquina de mayor tamaño no puede entrar, además de tener muchísima flexibilidad para avanzar por un camino, por tortuoso que sea.

El guepardo

La chita, o guepardo, es célebre por su velocidad. En el laboratorio de Biorobótica de la Escuela Politécnica de Lausanne , en Suiza, se inspiraron en su particular paso para crear un robot pequeño e investigar cómo es que los cuadrúpedos logran correr a gran velocidad.

El insecto

Sus creadores llaman a este robot Mantis y es, en rigor, un hexápodo (es decir, que tiene seis patas). Lo creó la compañía Micromagic , pero de micro no tiene nada: pesa dos toneladas, mide 2,8 metros de alto, 5 metros de diámetro y tiene un motor diesel de 2,2 litros para dar vida al sistema hidráulico de las articulaciones. Se controla vía Wi-Fi o con un piloto en la cabina.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?