Escuelas no confesionales pedirán un amparo para evitar la quita de aportes porteños

Lo admitieron asociaciones que agrupan a ese tipo de establecimientos luego de que el gobierno de la ciudad anunciara la suspensión de subsidios específicos
María Elena Polack
(0)
2 de mayo de 2013  

Las asociaciones que agrupan a las escuelas públicas de gestión privada no confesionales trabajan en la presentación de un recurso de amparo para evitar que el gobierno porteño les quite el subsidio que reciben para pagar sueldos docentes.

Así lo admitieron anoche fuentes de esas entidades, tras aguardar sin éxito durante un mes una respuesta a un pedido de entrevista con el jefe de gobierno Mauricio Macri, luego de que el ministro de Educación, Esteban Bullrich, les informara que por razones presupuestarias se quitaban 240 millones de pesos de aportes a escuelas públicas de gestión privada en concepto de sueldos.

La alarma de las entidades, porque la quita del aporte implica automáticamente una adecuación de las cuotas mensuales retroactiva al 1° de marzo, ya alcanzó a los padres que recibieron durante las últimas horas los importes que deberán pagar a partir de mayo.

"Acabo de recibir la factura de la escuela de este mes y me quedé helado. Luego de haber pagado la cuota de abril con aumento por las subas salariales de los docentes, me encontré con que habrá un nuevo aumento en mayo, esta vez, porque el gobierno de la ciudad recortó los subsidios a la educación privada. El impacto en la economía familiar es tremendo; la diferencia entre la cuota de marzo y mayo es de 1400 pesos. Y eso sólo para uno de mis hijos", contó anoche a LA NACION Luis, de Palermo, cuyos hijos concurren a una escuela en ese barrio.

A fines de marzo último, el ministro Bullrich había recibido a 12 entidades que agrupan a las escuelas confesionales y no confesionales para comunicarles la decisión del gobierno de Macri. Extraoficialmente trascendió que el funcionario había argumentado que se requería recortar subsidios del área educativa para resolver otros déficits presupuestarios de la gestión de la Ciudad.

Las entidades que participaron de ese encuentro con Bullrich fueron las asociaciones de institutos de Enseñanza Privada (Adidep), Educativos Especiales (Aieopesa), de Educación Superior (AIES), de Nivel Superior Técnico, Profesional y Tecnológico (Ainstra), el Consejo Central de Educación Judía de la República Argentina (Ccejra), Consejo de Educación Cristiana Evangélica (CECE), Establecimientos Privados Educativos Asociados (EPEA), Vicaría Episcopal de Educación, Federación de Educación Técnica (Fedutec), Instituto Superior de Ciencias de la Salud, Asociación de Establecimientos Educativos Privados de la República Argentina (Adeepra) y Consejo Superior de Educación Católica (Consudec).

Este año, además, la Ciudad y 16 de los 17 gremios docentes porteños acordaron un aumento salarial entre el 26 y el 31%, a pagar en dos tramos, y superior a la negociación paritaria nacional que fijó de manera unilateral un incremento del 22%.

Como contrapartida a la quita de los aportes públicos, el gobierno macrista autorizó el aumento de las cuotas escolares retroactivas al 1° de marzo para equilibrar el faltante de dinero del Estado. Y estableció un cuadro de pisos y techos de aumentos en las cuotas, según el porcentaje de aporte que recibía cada establecimiento educativo.

"Lo más preocupante es que el colegio me avisa que este año el incremento en la cuota por la baja del subsidio puede llegar al 17%, que se sumaría al 26% previsto por el aumento acordado con los docentes en las negociaciones paritarias. Si hubiera sabido esto en octubre o noviembre del año pasado hubiera buscado otro colegio para mis hijos, ¿pero qué puedo hacer a esta altura del año? Encima, para cubrirse de la mayor morosidad en los pagos que podría derivar de estos aumentos, el colegio cerró la cuenta bancaria en la que recibía los depósitos y está obligando a los padres a adherir al sistema de débito automático", concluyó Luis al referirse al colegio al que concurren sus hijos, que es de doble jornada y tenía un subsidio estatal de 40%.

Ya hace un mes, las asociaciones que representan la educación pública de gestión privada informaron por escrito a los padres la situación: "El gobierno de la ciudad de Buenos Aires pretende que este ajuste lo paguen los padres, lo cual implicará que al aumento establecido conforme el incremento del salario docente fijado en paritarias del 26%, se le adicionará otro incremento con motivo de este recorte de hasta el 17%. De este manera serán las familias quienes asuman los costos económicos financieros del recorte".

Lorena, de Villa del Parque, también se mostró preocupada por la "difícil ingeniería financiera doméstica" para atender el año escolar de sus hijos de 8 y 11 años. "No es posible que en el transcurso del ciclo escolar a los políticos se les ocurra darse cuenta que no les alcanza el dinero o que no les interesa la educación. Si, al menos, pudieran hacer las negociaciones paritarias en septiembre e informar el panorama del año siguiente, entonces uno podría saber cómo manejarse", manifestó a LA NACION ante la consulta.

"Hay varios compañeritos de Nahuel que han comentado que después de las vacaciones de invierno cambiarán de escuela. Parece que los padres los anotarán en una escuela católica que recibe subsidios y que no aumentaron las cuotas como en este colegio", dijo con angustia Ana Laura, cuyo hijo de ocho años concurre a un colegio en Belgrano.

Reducción de aportes

Este año hay menos dinero para escuelas privadas

  • Millones

    Es la cantidad de dinero que el gobierno porteño giraba a escuelas privadas
  • Alumnos

    Se verán afectados de diversos modos por la quita del subsidios a las escuelas públicas de gestión privada
  • Docentes

    Es la cantidad de maestros, docentes extraprogramáticos y personas no docentes que puede afectar el recorte del subsidio
  • Salario mínimo

    Es el aumento acordado entre el gobierno porteño y 16 de los 17 gremios docentes de la ciudad, que se aplica de manera escalonada entre marzo y julio
  • ENVÍA TU COMENTARIO

    Ver legales

    Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

    Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.