Patricia Holmes: "Hoy buscamos llamar la atención de los argentinos"

La embajadora australiana en el país habla sobre las becas y los programas que actualmente existen para estudiantes argentinos, y sobre cómo es trabajar en la próspera tierra de los canguros
Francisco Jueguen
(0)
19 de mayo de 2013  

Con cada vez más frecuencia, muchos jóvenes creen que su futuro puede estar lejos de la Argentina. Esa semilla, muchas veces, germina en la búsqueda de nuevas experiencias académicas y profesionales.

Tradicionalmente, los argentinos eligieron Estados Unidos y Europa para esas aventuras. Pero actualmente, el abanico de posibilidades se extiende hacia costas más lejanas, como las de Australia.

"No es ir a la luna, como muchos piensan", afirma entre risas Patricia Holmes, embajadora de Australia en la Argentina. "Hoy, con un vuelo directo se llega en 15 horas", dice la diplomática.

Actualmente son unos 200 los argentinos que estudian en las prestigiosas universidades del país insular, seis de las cuales aparecen en el ránking de las mejores 50 casas de estudio del mundo.

Pero además de estudiar, hoy la embajada ofrece varias oportunidades de becas ( www.studyinaustralia.gov.au/Argentina/AustralianGovScholarships ) y el país otorga la posibilidad de trabajar un tiempo determinado para ganar experiencia en algunos rubros específicos.

Y eso es toda una oportunidad en una economía emergente que crece hace 21 años con un desempleo de 5,5% y que, con un alto costo de vida, paga un salario mínimo de US$ 16 por hora. Como en el mundo, Australia pone hoy el foco en los ingenieros para los sectores agrícolas y de minería. Pero también busca las capacidades prácticas de carpinteros, plomeros, cerrajeros o electricistas. "Somos un país de abogados", bromea Holmes.

—¿Por qué un estudiante argentino debería elegir continuar su carrera o hacer un posgrado en Australia y no en otro país?

—Australia tiene dos ventajas: una es la calidad de su educación. Tenemos universidades de nivel muy alto. En el último ránking aparecen seis australianas dentro de las 50 mejores del mundo. Por otro lado, la vida es muy buena. Tanto el clima, la playa o las ciudades fantásticas como Sydney o Melbourne. También les damos a los estudiantes la posibilidad de trabajar mientras estudian. Pero además, luego de su tiempo en la Universidad, pueden quedarse hasta dos años trabajando en el país.

—¿Qué requerimientos se precisan para ir a estudiar?

—Apenas se tiene el lugar en la Universidad se solicita la visa. Y se da sin problemas. Para trabajar es un mundo más complicado. Australia es un país muy popular en el mundo, por lo que hay muchos interesados en trabajar allí. Tenemos muchos tipos de visas. Pero actualmente nuestra economía necesita profesionales ingenieros en el sector de la minería.

—¿Sólo se busca ese perfil?

—Nuestras economías se conectan en temas como la agricultura, minería y la medicina. También en energías renovables, y el cambio climático y su impacto porque somos países grandes en el sur. Pero dentro de los oficios más demandados aparecen las personas prácticas como electricistas, cerrajeros, plomeros o carpinteros. Parece que no somos un país práctico, sino de abogados.

—¿Cuál es el inmigrante con más presencia en Australia?

—El chino, sin duda.

—¿Y la Argentina?

—Hay unos 200 estudiantes argentinos en Australia ahora. De la región, Australia es más popular en Colombia, Chile o Brasil. En este último, el gobierno tiene un nuevo programa de becas. Hoy, el desafío es llamar la atención de los argentinos. Pero aquí siempre hubo lazos con países más tradicionales como Estados Unidos u otros en Europa. Australia no es ir a la luna, como muchos piensan. Son 15 horas en un vuelo directo. El cambio es difícil, eso sí. Son 11 horas de diferencia con la Argentina.

—¿Cuáles son los números de la economía australiana?

—Tenemos la economía de un país en desarrollo, con todas esas ventajas, pero con cifras muy positivas. Hace 21 años que tenemos crecimiento de PBI y el desempleo es de 5,5 por ciento. Es una economía dinámica en una región dinámica. Un dólar australiano vale más o menos lo mismo que un dólar americano. Tenemos sistema de salud y escuelas públicas. Hay un número de horas máximas para los trabajos y después se pagan horas extras, y ahora incorporamos nuevas normas de licencias por maternidad.

—¿Cómo es la recepción para los estudiantes latinos?

—La percepción de los australianos sobre los estudiantes internacionales es abrumadoramente positiva, y es mejor sobre los argentinos. Aunque hay cierto grado de desconocimiento. Pero nos parecemos en muchas cosas. Somos países jóvenes y más informales.

Una feria para conocer ofertas

Con el apoyo del gobierno australiano, el martes próximo se realizará Australia Educa, una feria que reunirá a las universidades más importantes del país insular. La feria será en el hotel Sofitel (Arroyo 840), entre las 14 y las 20. El encuentro es gratuito, pero requiere inscripción previa en la página www.australiaeduca.com.ar. "Hoy ya hay 800 inscriptos y esperamos más", afirmó Carola Wober, directora de CW International Education, firma a cargo de la organización del evento.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.