Suscriptor digital

Elena Garro, escritora y valiente musa

Silvia Hopenhayn
Silvia Hopenhayn PARA LA NACION
(0)
29 de mayo de 2013  

De algunos escritores resuenan más ciertos aspectos de su vida que la fecundidad de su obra. Como si el trazo más significativo fuese el de su destino, y los libros, apenas borradores de una existencia rutilante. La escritora Elena Garro (1916 -1988) es un ejemplo, ya que su biografía prevalece por encima de su intensa y aguerrida producción literaria. Como escribió la también mexicana Elena Poniatowska: "Elena Garro fue un ser lleno de contradicciones y enigmas. Para ella nunca hubo medias tintas. ¿Se comió el personaje a la escritora? Elena es un ícono, un mito, una mujer fuera de serie".

Su fama se consolida en 1963, cuando recibe el Premio Xavier Villaurrutia por su novela Los recuerdos del porvenir (a la que algunos consideraron una anticipación de Cien años de soledad ). El porvenir era para Garro un lugar donde se proyectaba la ficción casi en términos de fatalidad: "La memoria del futuro es válida, pero me ha fastidiado, y estoy cambiando los finales de todos mis cuentos y novelas inéditos para modificar mi porvenir".

A pesar de cierto silencio extraño que envolvió su obra, la editorial Mar Dulce empezó a publicarla en bellas entregas: primero aparecieron los cuentos de Andamos huyendo Lola (2011), y ahora la novela Y Matarazo no llamó... quizá la más política, surrealista y kafkiana. El comienzo ya revela una peligrosidad que excede la violencia habitual. Es el peligro de la inestabilidad, del imprevisto, que Garro dispone en el espacio: "Hacía varios días que de noche la casa de Eugenio cambiaba de lugar. De día estaba a espaldas de la Avenida de los Insurgentes, de noche no se sabía adónde la llevaban. Antes la casa había sido sedentaria, ahora se había convertido en andariega y vagabunda". La historia se complejiza, Eugenio termina secuestrado y torturado, sin comprender el motivo, ya sea por convidar cigarrillos a unos huelguistas o socorrer a un malherido en la calle. Quizás el momento más cruento y estremecedor es cuando Eugenio, incapaz de llorar porque le habían roto a golpes el caminillo de las lágrimas, amordazado en el asiento trasero del auto, escucha conversar a sus victimarios sobre la belleza de las mujeres dormidas. "En el asiento delantero, dos de los hombres fumaban. «Mira, linda, te doy lo que quieras pero, por favor, déjame verte dormida», decía el que lo había golpeado. «¿Y se durmió?», preguntó su compañero. «Dormidas es cuando uno sabe si de veras te gustan.» «SÍ, hermano, yo no aguanto que se pongan a hablar. Tampoco aguanto que duerman mal. Yo soy como tú, muy delicado.» «¿Y cómo duerme?» «Vieras que muy bonito. ¡No cae, hermano! ¡Flota! Y no se mueve.» Las palabras de los hombres le llegaron a Eugenio empapadas de nostalgia." Vaya escena de amor y de muerte.

En cuanto a su vida, la de Elena Garro, ciertamente notoria, la despuntamos en una última frase, para que aquí prevalezca su obra. Elena Garro fue la esposa de Octavio Paz y amante de Adolfo Bioy Casares, como se indica en la contratapa de la novela recién publicada.

© LA NACION

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?