La Corte resolverá el per saltum la semana que viene

El tribunal revisará si la ley del Consejo viola la Constitución inmediatamente después de que el Gobierno eleve la apelación
Adrián Ventura
(0)
13 de junio de 2013  

La semana próxima, tal vez en diez días , la Corte Suprema resolverá los per saltum que presentará el Gobierno y, si fuera necesario, habilitará los feriados. Por ahora, todo indica que confirmaría los fallos que dictó la jueza federal María Servini de Cubría .

En la Corte ninguno de los ministros quiere hablar sobre el contenido de la sentencia. Saben que pueden ser recusados. Pero LA NACION pudo saber que, durante las últimas semanas, los principales secretarios del alto tribunal estudiaron este tema muy a fondo.

Hay, entre esos funcionarios -acostumbrados a argumentar en favor y en contra de cualquier tema, según el peso de los temas políticos y jurídicos- algunas ideas compartidas.

La primera: sería muy difícil sostener que la ley 26.855, que creó el nuevo Consejo de 19 integrantes, respeta el equilibrio que, según la Constitución nacional, debe existir entre los delegados de los jueces, abogados, académicos y los representantes de los sectores políticos. Servini, en sus fallos de anteanoche, se explayó en ese sentido y no estaría desacertada.

La segunda idea: el hecho de que todos aquellos consejeros tengan que pasar por las urnas y formar parte de las listas de los partidos políticos, como estableció la citada ley, haría aquel desequilibrio aún más marcado. La nueva ley del Consejo, creen en la Justicia, tiene muchos aspectos que son válidos, pero no toda la norma aprobaría el examen constitucional.

Los ministros de la Corte, que preside Ricardo Lorenzetti , aún no escribieron ningún borrador de sentencia ni tampoco llegaron a una conclusión definitiva. En el tribunal habrá debate, y seguramente no piensan lo mismo Raúl Zaffaroni y Carlos Fayt . Pero aquel estado de opinión sí es un termómetro bastante preciso de lo que los jueces pueden llegar a pensar.

A partir de este punto, se pueden hacer algunas inferencias:

  • Según dijo el ministro de Justicia, Julio Alak, él y su par de Interior, Florencio Randazzo, presentarán hoy los dos per saltum , uno por cada caso resuelto por Servini.
  • El escrito se presentará directamente ante la Corte Suprema, sin pasar por la Cámara de Apelaciones, aunque también es posible que el Gobierno, por las dudas, presente un simple recurso de apelación para que el tema sea estudiado por la Cámara. Es para el caso de que la Corte no lo trate, aunque es difícil que el tribunal lo esquive.
  • En la Corte nadie se sorprenderá cuando lea los argumentos de la jueza Servini ni, tampoco, con los que vaya a exponer el Gobierno. Pero nadie saldrá a correr para decirle a la Presidenta, el viernes mismo, si su reforma judicial es válida o si es inconstitucional. Los jueces se reunirán la semana próxima.
  • La ley de per saltum , número 26.790, dice que ese recurso procede cuando hay "gravedad institucional" y la misma ley dice que esa situación se presenta cuando las "cuestiones sometidas a juicio que exceden el interés de las partes" y "por su trascendencia quedan comprometidas las instituciones básicas del sistema republicano de gobierno". Nadie puede dudar de que se presenta esta última situación cuando el Poder Judicial mismo cuestiona una ley del Congreso.
  • El per saltum tiene un trámite previsto: la Corte, primero, lo declara admisible, lo cual suspende la sentencia apelada y, luego de unos días, lo resuelve. Pero teniendo en cuenta el apuro que hay ante el vencimiento del cronograma electoral, es muy probable que el tribunal tome ambas decisiones el mismo día.
  • La jueza Servini, que en 2009 convalidó las candidaturas testimoniales que había ideado el ex presidente Néstor Kirchner, falló en contra del Gobierno. El fallo de Servini es una muestra del sentir de toda la Justicia.

    Pero lo que sigue llamando la atención es que la Presidenta, para atacar al juez Carlos Fayt por permanecer en su cargo más allá de los 75 años -límite que fijó la reforma constitucional de 1994-, incurrió en varias inconsistencias.

    Primero, Fayt tiene en su favor un fallo de la Corte de 1999. Y, segundo, recientemente dos camaristas, Néstor Rodríguez Brunengo (laboral) y Leopoldo Schifrin (federal), quisieron obtener fallos similares al de Fayt. Sin embargo, el tribunal, cuando se aprestaba a dictar un fallo haciendo valer el límite de edad de 75 años, chocó con un dictamen de la Procuración General. ¿Perdió consistencia la crítica presidencial?.

    ENVÍA TU COMENTARIO

    Ver legales

    Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

    Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.