Suscriptor digital

Polémica en Ecuador por una nueva ley de comunicación

La aprobación de la ley de comunicación es el último paso en el deterioro de la libertad de prensa en Ecuador, afirman los medios privados
La aprobación de la ley de comunicación es el último paso en el deterioro de la libertad de prensa en Ecuador, afirman los medios privados Fuente: EFE
El oficialismo dice que "democratiza el acceso a la información", pero para la oposición, permite la censura previa y el monopolio estatal sobre los medios
(0)
14 de junio de 2013  • 18:52

QUITO.- El Congreso de Ecuador aprobó esta tarde por amplia mayoría una ley de comunicación que regula a los medios y reduce la participación del sector privado mediante una nueva repartición de frecuencias de radio y TV.

"Esto marca un antes y un después en la historia de la comunicación, democratiza el acceso a la información y a los medios por parte de los ciudadanos", dijo a periodistas la ministra de la Política, Betty Tola, presente en la sesión.

La iniciativa fue votada por capítulos, siendo aprobados cuatro con una votación de 108 a favor, 26 en contra y una abstención; y los tres restantes con 110 sufragios afirmativos y 25 negativos. El texto impulsado por el movimiento Alianza País (AP), del presidente Rafael Correa, fue aprobado cuatro años después de iniciado su trámite, ordenado por la Constitución de 2008.

La ley establece una nueva repartición de frecuencias y licencias de radio y televisión, concediendo 34% para los medios comunitarios, 33% para el sector público y 33% para los privados con fines de lucro. El sector privado controla actualmente 85,5% de las frecuencias radiales y 71% de las televisivas, según la Superintendencia de Telecomunicaciones.

Medios confiscados

"Nunca más al monopolio de los medios", señaló el ponente de la norma, Mauro Andino, en un discurso ante el pleno. Actualmente 18 medios están bajo control estatal tras ser confiscados a banqueros a raíz de la crisis financiera de 1999.

Asimismo, la ley crea un consejo de regulación, que restringirá la difusión de contenidos violentos, explícitamente sexuales o discriminatorios.

Esa instancia, con potestad para sancionar con multas a las empresas que se nieguen a rectificar informaciones, bajo el principio de responsabilidad ulterior, estará conformada por cinco miembros: un delegado del gobierno, uno de los municipios, uno del consejo de Igualdad, uno de los organismos de control de la función pública y uno de la Defensoría del Pueblo.

Ley mordaza

Partidos opositores y algunos medios denuncian la ley como una "mordaza" a la libertad de expresión. Los asambleístas del movimiento Creo -segunda fuerza política- asistieron a la sesión con la boca tapada con pañuelos blancos y carteles con consignas como "la vida es nada si la libertad se pierde".

La prensa privada colombiana se solidarizó con la ecuatoriana, publicando un editorial conjunto en el que critica la nueva ley de medios. "Desde hace varios años, el presidente Rafael Correa ha querido silenciar a aquella (prensa) que considera opositora", aseveraron los periódicos colombianos.

Para César Ricaurte, director de la ONG Fundamedios, la norma "no es una ley democrática, pues consagra la censura previa y el monopolio estatal sobre los medios". El activista advirtió que los espacios comunitarios podrían ser controlados por el Estado, "ya que éste los financia, decide los contenidos y a quién dar frecuencias".

Para los medios comunitarios, la ley establece que el Estado deberá asegurar su financiación. Por aspectos como este, el texto fue apoyado por la principal organización indígena del país, la Conaie, en la oposición.

Un artículo establece que al menos 10% del presupuesto privado para publicidad se destine a medios comunitarios. Ricaurte también objetó la creación de un consejo de regulación. "Tendrá una fuerte presencia del Ejecutivo, con lo cual se consagra la censura previa", aseveró. En una consulta popular en mayo de 2011, los ecuatorianos aprobaron la creación del ente.

Andino sostuvo que la ley "se ajusta a lo que dice la Constitución y la Convención Interamericana de Derechos Humanos (CIDH)", y destacó un inciso que sanciona el "linchamiento mediático", el cual consiste en la "difusión de información concertada y publicada reiterativamente para desprestigiar a una persona natural o jurídica o reducir su credibilidad pública".

La ley abre igualmente la puerta a la "reversión de frecuencias" que, según Andino, fueron obtenidas por políticos "mediante chantajes a anteriores gobiernos". Además, dispone que 60% de los contenidos televisivos corresponda a producciones hechas en Ecuador, al igual que el 50% de la música que difunden las radioestaciones. También prohíbe los anuncios publicitarios realizados en otros países.

La ley se enmarca en la disputa entre el presidente y un sector de la prensa, al que acusa de manipular la información y de llevar a cabo una campaña de desprestigio y desestabilización en su contra. El momento álgido de esa pugna fue el juicio que el gobernante le ganó el año pasado al diario El Universo de Guayaquil, en el cual tres directivos y un exeditor de opinión fueron condenados por injuria a tres años de cárcel y al pago de 40 millones de dólares. Sin embargo, Correa extendió un perdón judicial y la causa fue archivada.

Consternación internacional

El Comité para la Protección de los Periodistas (CPJ) expresó hoy su "consternación" por la nueva Ley de Comunicación aprobada por la Asamblea Nacional de Ecuador y dijo que representa un "duro golpe" a la libertad de expresión en ese país.

"La aprobación de la ley de comunicación es el último paso en el deterioro de la libertad de prensa en Ecuador registrado durante la presidencia de Rafael Correa", afirmó en un comunicado el coordinador para las Américas del CPJ, Carlos Lauría.

"Las disposiciones restrictivas y el lenguaje ambiguo contradicen garantías constitucionales y normas internacionales sobre libertad de expresión", añadió Lauría, quien denunció que amenaza el derecho de los ciudadanos a estar informados sobre "temas delicados".

El responsable para las Américas del CPJ consideró que con esta nueva normativa, que venía debatiéndose desde el año 2009, el Ejecutivo de Rafael Correa busca "amordazar a los críticos de su gobierno". "Al interrumpir programas de noticias en medios privados para imponer el punto de vista oficial, promover medidas legales restrictivas, lanzar campañas de desprestigio contra los críticos y enjuiciar a periodistas por difamación, la administración Correa ha conducido a Ecuador a una etapa de represión generalizada", añadió.

Entre las novedades de la ley está la figura del "linchamiento mediático", que se produce por medio de la publicación reiterada de informaciones con el fin de desprestigiar o reducir la credibilidad pública de personas físicas o jurídicas.

También crea la Superintendencia de Información y Comunicación, órgano que se encargará de la "vigilancia, auditoría, intervención y control" y tendrá "capacidad sancionatoria" sobre la actuación de medios de comunicación.

"Hoy es un día fúnebre para el Ecuador. Hoy en la Asamblea Nacional se firma el acta de defunción de la libertad de expresión. Vamos camino a la consolidación de un régimen fascista", escribió el asambleísta de oposición Andrés Páez.

Agencias AFP, EFE y AP

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?