Para los nostálgicos, volverá el tren a Puerto Deseado

Será un servicio turístico con viejos vagones restaurados por estudiantes universitarios
(0)
23 de junio de 2013  

Por la antigua estación de Puerto Deseado en Santa Cruz hace más de 35 años que el Ferrocarril Patagónico no pasa. Quedaron las antiguas vías de trocha ancha y la estación, construida en 1909, una de las más lindas de la Patagonia, con un frente revestido con rocas canteadas por picapedreros yugoslavos. Desde hace diez años es un museo con recuerdos de época atendido por antiguos ferroviarios.

Pero le faltaba un tren que le diese vida y pronto llegará. Será un tren turístico, como muchos que hay en el país y el resto del mundo, y que seguramente traerá más turistas a la zona. Pero con una gran diferencia. Llegará de la mano de un grupo de estudiantes universitarios de carreras de la UCA, pertenecientes al Programa de Investigación Geográfico Político Patagónico, que de manera solidaria están embarcados en este gran proyecto de donarle algo a la comunidad de este puerto patagónico. Se llamará El Tren Deseado y empezará a correr en menos de un año.

"Queríamos que se preserve la estación y el tren va a ayudar a eso", cuenta Juan Pagliaricci, estudiante de 5° año de Ingeniería y coordinador del proyecto.

"Recibimos en comodato de Ferrobaires dos antiguos vagones postales y una locomotora eléctrica que vamos a restaurar en unos talleres ferroviarios en Avellaneda", explica Alex Vallega, docente de la Universidad. Son dos vagones Carlitos, como se los llamaba, de 1930, más chicos que los de pasajeros, que por ahora son chatarra, pero quedarán como nuevos. Pintados en naranja viejo, uno será coche comedor con capacidad para 14 pasajeros y el otro, sin mesas podrá recibir a 26, todo con el trabajo de 20 estudiantes de Ingeniería, que se sumaron al proyecto.

"Tenían que ser vagones chicos, porque las vías son antiguas y no resisten mucho peso", explica el futuro ingeniero. Por eso será un recorrido muy corto, de entre 8 y 10 kilómetros, y funcionará a muy baja velocidad.

El recorrido tendrá seis paradas y podrá visitarse atractivos de la zona, como un puesto de estancia y un antiguo cementerio.

Por ahora están en la etapa de recaudación de fondos y de material rodante en desuso. De manera simbólica venden bonos de ayuda de 50 y 100 pesos, que son pasajes que se podrán utilizar para pasear en el tren una vez que empiece a rodar (www.eltrendeseado.com).

La relación con los ferroviarios de Puerto Deseado viene de hace tiempo. Los estudiantes también les enseñaron a fabricar cerveza artesanal, que se llama La Cueva y se puede tomar en la confitería de la estación-museo.

También los capacitarán y desarrollarán un plan turístico en conjunto con la municipalidad local.

Juan Pagliaricci resume el espíritu de esta cruzada: "No son ganas de hacer un tren por ser inquietos, sino hacer algo por nuestro país y la sociedad".

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.