Murió el ex ministro Cayetano Licciardo

(0)
31 de octubre de 1999  

A los 76 años falleció ayer el contador Cayetano A. Licciardo, una figura pública de gran prestigio y de sólida formación académica que descolló en dos campos que hoy la sociedad vincula con lazos muy estrechos: la economía y la educación.

Fue ministro de Hacienda y Finanzas durante el gobierno de Lanusse, entre octubre de 1971 y el mismo mes de 1972, y ministro de Educación entre diciembre de 1981 y finales de 1983.

Su dedicación a las finanzas públicas no le quitó entusiasmo a su preocupación por el mundo de la enseñanza y fue un ferviente educador humanista. Identificado con el pensamiento liberal, fue también desde su juventud un activo militante católico y se destacó en la Iglesia como un hombre de pensamiento, volcado a la solidaridad social. Tuvo una larga participación en la Acción Católica Argentina y presidió la Comisión de Justicia y Paz del Episcopado.

Licciardo había nacido en Ensenada, provincia de Buenos Aires, el 19 de julio de 1923. Se graduó de contador público nacional en la Universidad Nacional de La Plata.

Antes de llegar a ministro, asumió distintas responsabilidades del área económica. Se inició en la administración pública en 1947 como contador fiscal de la Nación y dos años después pasó a desempeñarse como jefe de la Oficina de Contabilidad del Presupuesto. Fue subsecretario de Hacienda (1962/1963), director nacional y subsecretario de Presupuesto (1966/1968), y director del Banco Central (1971). Dirigió el Banco Nacional de Desarrollo.

A fines de 1981, cuando su figura era mencionada con insistencia como posible ministro de Economía, el presidente Galtieri lo designó ministro de Educación, un cargo para el cual su vocación no era menor.

El contador Licciardo abrazó la actividad docente con singular entusiasmo. Fue profesor y decano de la Facultad de Ciencias Económicas de la Universidad de La Plata y dictó también cátedras en la UBA y en la Universidad de La Pampa, además de la Católica Argentina y la del Salvador.

En 1979 fue designado decano de Ciencias Económicas de la UBA, durante la gestión del rector Lucas Lennon. En 1981 rechazó en dos ocasiones una propuesta de Carlos Burundarena, por entonces ministro de Educación, para asumir como rector de la UBA. Prefirió seguir avanzando en la reforma de los planes de enseñanza de la Facultad de Ciencias Económicas.

En reconocimiento a su actividad docente y a su desempeño en la función pública, en 1967 fue distinguido con el premio San Alberto Magno. En 1985 fue incorporado por la Academia Nacional de Ciencias Económicas En julio de 1988 asumió como rector de la Universidad Católica de La Plata, cargo que ocupó hasta sus últimos días. Defensor de una premisa que mantiene rigurosa actualidad, hace unos años observó que la universidad "debe volver a sus fuentes, pero no para realizar lo mismo que hace cien años, sino para esforzarse y lograr, como hace un siglo, lo mejor, la excelencia".

Casado con Delia Cabaleiro, fallecida hace unos años, tuvo cinco hijos, a quienes inculcó las enseñanzas, las convicciones y los valores que asumió durante toda su vida.

Los restos del contador Licciardo serán sepultados hoy en el parque Memorial, de Pilar, previa misa de cuerpo presente que se rezará, a las 9, en la iglesia Santa Lucía, avenidaMontes de Oca 550.

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios