Ciudades inteligentes, un futuro que ya es presente

A partir de las nuevas tecnologías se podrán solucionar los problemas actuales y futuros de los grandes centros urbanos en crecimiento
(0)
23 de junio de 2013  

Hay datos cuya certeza se afianza con el correr del tiempo: para 2050, advierten las Naciones Unidas, el 70 por ciento de la población mundial habitará en los grandes centros urbanos, y se calcula, también, que en 2025 habrá 30 megaciudades en todo el mundo con poblaciones que superen los 10 millones de habitantes (hoy ya hay 26 en esas condiciones, entre las que se destacan Londres, México o El Cairo).

El crecimiento global del número de habitantes en la Tierra es un problema grave, del cual hay señales alarmantes en la distribución de alimentos. Pero ahora se debe pensar también en cómo lograr que ese mencionado 70 por ciento pueda llegar a vivir en cierto grado de armonía, conciliando aspectos tan fundamentales como el espacio, las relaciones sociales y ambientales, con una gestión que debería ser lo más sustentable posible.

No es extraño entonces que, contemporáneamente, haya surgido como solución el concepto de "ciudades inteligentes" (conocidas también como smart cities , en inglés), que serían aquellas en las cuales los últimos avances tecnológicos son utilizados para organizar y mejorar la calidad de vida de sus habitantes.

Se está hablando de un futuro muy cercano, pero que en muchos casos ya es un hecho. De allí que se estén estudiando dos tipos de ciudades "inteligentes": las nuevas, que surgen de cero -por ejemplo, el caso de Songdo, en Corea del Sur, o Masdar, en Abu Dhabi-, en las que todo está diseñado a partir de una infraestructura en red de alta eficiencia, y aquellas existentes (en las que vive la mayoría de los habitantes del planeta), que deberán ser intervenidas de manera tal que todos los estamentos -transporte, seguridad, consumo energético, movilidad, seguridad, prestación de servicios, educación, etcétera- se desarrollen conjuntamente.

En este último sentido, es importante destacar lo que se está haciendo en Río de Janeiro, una ciudad existente caracterizada por grandes inundaciones, pobreza y marginalidad. Las nuevas tecnologías -con las que están trabajando empresas de la magnitud de IBM, Cisco y otras- son las herramientas ideales para prevenir desastres físicos, coordinar respuestas a las crisis de tránsito y organizar el trabajo de la policía, entre otros temas. La experiencia es audaz, ya que implicó la creación de un centro de operaciones, a cargo de IBM, que integra datos de 30 organismos, todos bajo el mismo techo. Esta experiencia podría dar forma al futuro de otras ciudades ya existentes en el mundo.

En la Argentina, desde el gobierno de la ciudad de Buenos Aires se está convocando con asiduidad a distintos encuentros relacionados con un objetivo ambicioso: convertir la Capital en la primera smart city de la Argentina. Las reuniones son multidisciplinarias de ideas, abiertas a todo tipo de profesionales: programadores, ingenieros, diseñadores, artistas, arquitectos, músicos o estudiantes universitarios. Es que serán necesarios los esfuerzos de todos los habitantes, no sólo de los niveles universitarios o empresariales, para desarrollar nuevas formas inteligentes de llevar a la práctica los avances tecnológicos. La urbanización global ya es un hecho, y los modelos internacionales más exitosos serán los primeros en ser replicados. Como se ve, una meta digna de ser perseguida.

temas en esta nota

0 Comentarios Ver

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.