Suscriptor digital

Anna Kendrick canta y baila en una batalla coral

La aprendiz de George Clooney en Amor sin escalas es ahora la protagonista de Ritmo perfecto, estreno de mañana
(0)
26 de junio de 2013  

Cuando su nombre no era demasiado conocido, Anna Kendrick apareció en Amor sin escalas (2010). Era la última incorporación de una compañía dedicada a la "orientación para transición profesional", un eufemismo para no decir que se trataba de una empresa especializada en el despido de personal, y la estrella de la firma, el gran experto, era encarnado por George Clooney, lo suficientemente encantador como para convencer a los recién despedidos que lo que tenían por delante era la oportunidad de iniciar una mejor vida. Similar talento mostraba el personaje de Kendrick, que se mostraba como una chica emprendedora, entusiasta y ambiciosa, y al mismo tiempo divertida. Y la representó con tanta eficacia que recibió una nominación para el Oscar a la mejor actriz de reparto, lo mismo que su compañera de reparto Vera Farmiga. Ninguna de las dos ganó (ese año la triunfadora fue Mo'Nique, por Precious ), pero para ambas la candidatura resultó un espaldarazo. Como lo demuestran los numerosos trabajos para el cine, la televisión y el teatro que Anna ha abordado en estos pocos años, y el que ahora la devuelve a la cartelera como protagonista de Ritmo perfecto , que Distribution Company estrenará mañana.

Aquella experiencia -"No cualquiera puede sostener un mano a mano con Clooney", subrayó un crítico- fue determinante, aunque no novedosa. Pese a su juventud (nació en 1985), tenía larga experiencia actoral y estaba acostumbrada a las distinciones, con decir que a los 12 había debutado en Broadway con Alta sociedad y gracias a ese papel unos meses más tarde se había convertido en la segunda candidata más joven al Tony. Tan jovencita se dio también otros gustos como actuar en el Carnegie Hall ( Cabaret Kit Kit's Club ) y en el Metropolitan ( A Little Night Music ). Era de suponer que cuando ingresara en el cine la esperaría un destino similar. Y así fue: con Camp (2004), resultó candidata a revelación del año en los Independent Spirit.

Tras sus actuaciones en la saga Crepúsculo (ha estado en todos sus capítulos, como la parlanchina y chismosa Jessica), en 50/50 , en Causas y consecuencias (nuevo film de Robert Redford), o en la reciente En la mira , por sólo nombrar algunos de los quince films que rodó después de Amor sin escalas , ya se sabe de la versatilidad de esta actriz que en Ritmo perfecto canta y baila.

"Empecé en el teatro musical -recuerda- y Camp , mi primera película también lo era, así que ya he cantado en el cine antes de ahora. Pero, obviamente, sabía que llevar la voz cantante en una película de estudio iba a ser un compromiso diferente. No sólo me preocupaba por dar lo mejor como intérprete, sino que también quería estar a las alturas del guión de Kay Cannon, que me gusta mucho, y de mostrarles a mis compañeros de elenco -Rebel Wilson, Skylar Astin, Adam Devine, Anna Camp, Britanny Snow, John Michael Higgins y Elizabeth Banks- que estaba preparada para asumir este papel, de modo que les di duro a los ensayos de danza."

La comedia musical y algo picante que dirigió Jason Moore cuenta la historia de Becca, una muchacha rebelde que aspira a ser productora musical e ingresa en la universidad donde su padre es profesor y donde hay una ardua competencia entre grupos corales que cantan a capella, y, aunque no tiene especial interés en cantar, es reclutada por The Bellas, el grupo femenino que anda en busca de sangre nueva para tener la oportunidad de vencer alguna vez a sus rivales masculinos, los Treblemakers, triunfadores de las finales nacionales en la última primavera. Lo dirimirán en escena.

http://guia.lanacion.com.ar/cine/pelicula/ritmo-perfecto-pe5264

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?