Cura amenazado por su lucha contra el paco

Christian Viña trabajó junto al padre Pepe en la villa 21-24 de Barracas
(0)
26 de junio de 2013  

LA PLATA.- Un cura párroco que trabaja con adolescentes adictos al paco en un barrio del partido bonaerense de Ensenada denunció que fue amenazado de muerte por un hombre que le advirtió que deje de realizar esa tarea y que abandone la construcción de un lugar de encuentro pensado para sacar a los jóvenes de esa adicción.

Se trata del sacerdote católico Christian Viña, quien da misa en la parroquia Sagrado Corazón de Jesús del barrio de Cambaceres, situado en el distrito de Ensenada.

Viña denunció haber sido escupido y amenazado de muerte por un joven por su tarea social en ese lugar; además, relató que, días después, otros dos jóve­nes la emprendieron a hachazos contra un letrero colocado en el lugar donde está planeado construir el centro de rehabilitación.

Viña, que cuando era seminarista trabajó junto al padre Pepe en la villa 21-24 de Barracas, dijo que un joven lo amenazó y en medio de insultos y escupitajos le dijo que iba "a matarlo".

Viña no denunció inmediata­men­te a la policía las amenazas del joven, que tendría antecedentes delictivos. El incidente ocurrió el 15 del actual, pero el sacer­dote decidió ir a la comisaría una semana después, luego de que el cartel del oratorio fuera atacado a hachazos.

El sacerdote también se reunió con el intendente de Ensenada, Mario Secco, y con la secretaria de Seguridad municipal, Susana González, quienes se comprometieron a reforzar la seguridad en el barrio.

Después del encuentro, el sacerdote manifestó que tras la intimidación tuvo "miedo", pero aseguró que seguirá adelante su misión pastoral y social "junto a tantos chicos abandonados a su suerte en las calles y sumidos en las drogas", y convocó a rezar por quienes lo atacaron.

Aunque el incidente provocó temor entre los fieles, el sacerdote los llamó a orar no por él sino por los agresores. "Estamos rezando por la conversión de quienes hicieron esto", dijo Viña a la Agencia Informativa Católica Argentina (AICA). Y subrayó, parafraseando al Martín Fierro de José Hernández, que la sala que piensa construir para contener a los jóvenes "no es para mal de ninguno, sino para bien de todos".

A través de su cuenta en Face­book, el párroco destacó la "buena disposición" de las autoridades muni­cipales y policiales tras ente­rarse de su caso, agradeció el apoyo de sus seguidores y los llamó a continuar "dando valiente testimonio de Cristo".

temas en esta nota

0 Comentarios Ver

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.