Suscriptor digital

Los familiares de Mandela se pelean por su sepultura

La disputa es sobre dónde deberían descansar sus restos; según su ex esposa, la salud de "Madiba" mejora
(0)
29 de junio de 2013  

JOHANNESBURGO.- Mientras Nelson Mandela aún lucha por su vida en un hospital de Pretoria, sus familiares se pelean -entre otras cosas- por el lugar en el que debería ser sepultado el ex presidente sudafricano.

La diatriba terminó ayer en un tribunal, luego de que la hija mayor y otros parientes del histórico líder presentaran una intimación contra el nieto mayor de Mandela, Mandla, de 38 años.

"Dieciséis miembros de la familia me pidieron que presente una demanda contra Mandla", explicó el abogado Wesley Heyes frente al tribunal de Mthatha (sudeste), donde tuvo lugar la audiencia, a puertas cerradas.

Posteriormente, el tribunal ordenó a Mandla la devolución de los restos mortales de los tres hijos del ex líder, ahora en la localidad de Mvezo, a la de Qunu, donde Mandela pasó la mayor parte de su infancia. Uno de esos tres hijos es Makgatho, el padre de Mandla.

Los cuerpos habían sido retirados hace dos años del cementerio de la familia de Qunu para ser enterrados en Mvezo, donde Mandla, que es miembro del gobernante Consejo Nacional Africano (CNA) en el Parlamento, hizo construir una estructura funeraria que muchos interpretaron como un intento para poder sepultar luego también ahí a su abuelo.

Medios locales reportaron que la exhumación se produjo por orden de Mandla -oficialmente el patriarca del clan tras la muerte de su padre Makgatho, en 2005-, pero sin el respaldo de otros familiares, incluida Makaziwe, la hija mayor, que quiere que su padre sea sepultado en Qunu. Si bien el Premio Nobel de la Paz nunca dio instrucciones detalladas sobre su entierro, sus últimas voluntades indican el deseo de ser sepultado en Qunu, a 700 kilómetros de Johannesburgo, según informaron ayer varios medios locales.

Esta disputa sobre el lugar en el que será enterrado el líder contra el apartheid cuando fallezca es una de tantas peleas por las que hoy se enfrentan familiares de Mandela, empresarios y políticos sudafricanos. De hecho, hay otras disputas en torno a quién es propietario del nombre y la imagen de una de las figuras más respetadas del siglo XX.

Ayer, en tanto, la ex esposa de Mandela, Winnie, renovó la esperanza de los sudafricanos sobre la salud de su ex presidente, al anunciar que "Madiba" experimentó una "gran mejoría", aunque su pronóstico seguía siendo crítico por sexto día consecutivo.

"No soy médica, pero puedo decir que, en comparación a cómo estaba hace unos días, ha mostrado una gran mejoría. De todas formas, sigue estando clínicamente mal", expresó Winnie, ante decenas de periodistas.

Esa información se divulgó después de que el presidente sudafricano, Jacob Zuma, anunciara anteayer que el estado de Mandela volvía a ser "estable", luego de haber pasado el miércoles una "buena noche".

El anuncio de la ex mujer del primer presidente negro de Sudáfrica, de 94 años, es el más optimista desde que la situación de Mandela pasara a ser crítica el domingo pasado.

El ex mandatario fue internado el 8 de junio pasado para recibir tratamiento, por lo que -según informó el gobierno- es una infección pulmonar recurrente. Miles de sudafricanos celebraron vigilias en todo el país, y dejaron flores y mensajes frente al hospital en el que está internado Mandela, igual que frente a su casa en Johannesburgo.

Obama, de gira

En medio de la creciente preocupación por la salud de Mandela, el presidente estadounidense, Barack Obama, llegó ayer a Sudáfrica procedente de Senegal, y comenzará hoy, en Pretoria, una visita oficial de dos días al país.

Según el gobierno sudafricano, no está previsto, en principio, que Obama visite a Mandela, debido a su delicado estado de salud.

"Veremos cómo está la situación cuando aterricemos. No necesito una foto con él. Lo último que quiero es ser inoportuno en momentos de preocupación familiar", aclaró ayer el propio Obama a bordo del avión presidencial.

Funcionarios norteamericanos adelantaron ayer que el viaje será, de todas formas, un tributo al líder contra el apartheid . "Obama hablará del legado de Mandela, y esto ocupará gran parte de nuestro tiempo", dijo el consejero adjunto de seguridad de los Estados Unidos, Ben Rhodes.

Agencias AP, AFP, ANSA, EFE y DPA

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?