Suscriptor digital

La Capital Federal y Córdoba no adhieren al blanqueo y le restan atractivo al Cedin

Anunciaron que fiscalizarán a quienes reflejen cambios patrimoniales y les cobrarán impuestos provinciales; se les podrían sumar Corrientes y Santa Fe
Florencia Donovan
(0)
5 de julio de 2013  

Distritos no alineados con el gobierno nacional advirtieron ayer que no se adherirán a la ley de exteriorización y anticiparon que podrán fiscalizar a aquellos residentes que muestren incrementos en sus patrimonios producto del blanqueo . Hay quienes creen que, de esta forma, el clima electoral se coló en el blanqueo de capitales.

"Nosotros vamos a hacer lo mismo que en el otro blanqueo [por la amnistía de 2009 que implementó la administración Kirchner]: lo que marca la ley", confirmó a LA NACION el ministro de Hacienda de la ciudad de Buenos Aires, Néstor Grindetti. "Es natural que no habiendo una extensión local de la ley de blanqueo alguien que tiene un ingreso extraordinario tenga que pagar impuestos por eso", afirmó.

En la misma línea, en declaraciones radiales, el ministro de Finanzas cordobés, Ángel Elettore, sostuvo que, si bien "hay aspectos que no están definidos ni reglamentados, el fisco provincial saldrá a buscar y a mirar lo que ocurra con los Cedin , como con cualquier otro contribuyente".

Según pudo saber LA NACION, informalmente desde el Ministerio de Economía de Corrientes, una provincia de signo radical, también habrían dejado trascender que se sumarían a la ciudad de Buenos Aires y a Córdoba. Mientras que desde el Ministerio de Economía de Santa Fe, otra provincia no alineada con el gobierno nacional, afirmaron a este diario que todavía estaban "analizando la situación".

En 2009, según coincidieron varios tributaristas, hubo provincias que explícitamente se adhirieron al blanqueo y otras que no. Pero en ningún caso se detectaron fiscalizaciones en aquellos distritos que no habían adherido. Claro que ahora el gobierno nacional no pareciera tener la misma fortaleza política que hace cuatro años.

"No tenemos conocimiento de nadie que haya tenido una fiscalización por parte de una provincia no adherida por el blanqueo de 2009, pero si eso sucediera ahora haría menos atractivo el blanqueo, porque si alguien exterioriza y tiene un incremento patrimonial no justiciado queda expuesto a impuestos", opinó César Litvin, presidente del Instituto Tributario.

En rigor, las provincias podrían exigirles a los contribuyentes el pago de Ingresos Brutos -tributo que, según la actividad y el distrito, tiene una alícuota que va del 1 al 4%- y Sellos, que tiene una alícuota promedio del 1 por ciento.

"Es correcto que los apliquen [a los impuestos]", dice Litvin. "Si con ingresos no declarados generaron esa tenencia en moneda extranjera, está directamente vinculado con el impuesto a los ingresos brutos", ejemplificó.

Flavia Melzi, directora de la carrera de Contador Público en la Universidad Abierta Interamericana, coincide: "Las provincias no pierden la potestad tributaria por una ley federal, salvo que adhieran expresamente". Aunque la tributarista admite que en este caso "no caben dudas de que existe una puja política". En tal sentido, dice, es probable que la decisión de las provincias de fiscalizar a los que blanqueen termine generando gran litigiosidad.

Aunque todavía no lo hicieron explícitamente, se cree que todas las provincias alineadas con el kirchnerismo se sumarán al blanqueo. Chaco y Entre Ríos serían dos de las que ya lo dejaron trascender.

Un costo más

Así las cosas, al costo implícito del blanqueo -ayer en la Bolsa porteña se registraron ofertas por los Cedin no aplicados por $ 6,60, contra los casi $ 7,95 que valía el dólar blue - se le sumaría el costo de los impuestos provinciales.

En los bancos, por ahora, apenas se han registrado un par de operaciones como parte del blanqueo. A los US$ 260.000 que se exteriorizaron el miércoles se sumaron ayer US$ 235.000. Según confirmaron a LA NACION en el sistema financiero, ayer se emitieron apenas cinco Cedin -como se denominaron los certificados que podrán usarse para inversiones inmobiliarias- en los bancos Nación (por un total de US$ 70.000), Credicoop (por US$ 65.000) e ICBC (por US$ 100.000).

En la City se cree que la mayoría esperará hasta el final del plazo previsto en la ley para ingresar en el blanqueo. Según la norma, individuos y empresas tienen hasta el 30 de septiembre para hacerlo, aunque algunos especulan con que el Gobierno podría extender el plazo.

Ayer, el blanqueo fue comentario en el mundo, luego de que la agencia internacional Bloomberg difundiera un artículo que tituló: "Danos tus dólares por dólares falsos", en referencia a los Cedin.

Inminente baja de calificación

La evaluadora de riesgo, Standard & Poor’s, colocó las calificaciones que había asignado en escala global y nacional a la provincia y la ciudad de Buenos Aires y las provincias de Córdoba, Mendoza, Neuquén y Salta en revisión con implicancias negativas. Esto, según explicó, se debió a que revisó a la baja su evaluación del marco institucional en el que operan las provincias y municipalidades en el país de "6" desde "5", lo que supone degradarlas de "en desarrollo desbalanceado" a "en situación volátil y con recursos insuficientes". En el caso bonaerense, la reevaluación alcanza al Banco Provincia (Bapro).

Del editor:

qué significa.Aunque se trata de un gesto eminentemente político, la no adhesión de algunas provincias al blanqueo podría afectar el éxito de la medida.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?