Suscriptor digital

Tiempo de inauguraciones y de encuentros especiales

Graciela Melgarejo
Graciela Melgarejo LA NACION
(0)
8 de julio de 2013  

Se hace camino al andar", escribió Antonio Machado. Años más tarde, Joan Manuel Serrat popularizó sus versos hasta el punto de que las Poesías completas fueron por un tiempo un best-seller bienvenido (como debía ser, por muchos motivos, literarios y extraliterarios).

En una inmediata asociación libre, desde esta columna se piensa en la 23» Feria del Libro Infantil y Juvenil que se inaugura hoy, en el predio ferial de Pueyrredón y Figueroa Alcorta, y en el largo camino recorrido por este encuentro cultural. En una entrevista por radio, su directora ejecutiva, Gabriela Adamo, se refirió a las novedades de este año e hizo hincapié en que por primera vez habrá un espacio totalmente dedicado a los adolescentes, en el recuperado Pabellón C (muchos recordarán con nostalgia bien porteña, cuando la Feria de adultos se hacía en ese predio, sus pasillos estrechos, invadidos del olor a hamburguesa y mostaza).

Esos lectores jóvenes, que ya "eligen solos y se recomiendan libros entre sí", dijo Adamo, han dado lugar a una serie de fenómenos poco visibles, pero que les pertenecen. "Hay numerosos blogs escritos por adolescentes, y páginas web, también, en las que discuten sobre literatura con sus pares." Discusiones virtuales muy intensas, que incluyen muchas veces hasta a los autores, sobre todo si son argentinos. Es el caso de María Inés Falconi, ganadora del premio Pregonero 2013 en teatro: con su serie Caídos del mapa (diez libros, por ahora) no solo ha logrado interesar a sus lectores, sino también recibir de ellos elogios, críticas, sugerencias y hasta consejos sobre algún personaje.

Los adolescentes siempre son buena compañía, sobre todo porque están llenos de ideas y preguntas. Por esa razón, el presidente de la Academia Argentina de Letras (AAL), doctor José Luis Moure, decidió volver a las aulas del Colegio Nacional de Buenos Aires, de donde había egresado en 1967, para encontrarse con los estudiantes de los años superiores y hablarles sobre variados aspectos del español y la historia de la formación de sus variantes regionales.

"Entre otras cosas, hablé sobre la naturaleza de la lengua como mecanismo de comunicación, sobre la diferencia entre el empleo del lenguaje en sus registros cotidianos y su forma estándar, la elaborada como lengua de cultura, libre la primera, codificada la segunda, distinción esencial para entender el porqué de la corrección. Me hicieron mil preguntas, que creo haber respondido satisfactoriamente", comentó Moure a Línea directa.

El presidente también les informó sobre el servicio de consultas lingüísticas con que cuenta la AAL ( www.aal.edu.ar ), y respondió a las preguntas después de la exposición formal: "Quise que el encuentro no tomase la forma de una conferencia, y fuese tan desestructurado y espontáneo como fuese posible. Y a pesar de haberse realizado en el imponente salón de actos, así resultó, gracias a los recaudos de las amables autoridades".

"Hay un momento para todo y un tiempo para cada cosa bajo el sol", está escrito en el Eclesiastés. Ahora, ha llegado el tiempo de las vacaciones de invierno y del disfrute de la lengua de todos los días y también de la que está en los libros.

© LA NACION

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?