Profunda congoja por la muerte del obispo Joaquín Piña

El obispo emérito de Puerto Iguazú falleció esta tarde, luego de un paro cardíaco; tenía 83 años; fue un sacerdote jesuita que trabajó en favor del campesinado
César Sánchez Bonifato
(0)
8 de julio de 2013  • 18:18

Posadas.- Profunda congoja aqueja a la sociedad misionera, debido al fallecimiento del obispo emérito de Puerto Iguazú, Joaquín Piña Batllevel, ocurrido hoy en Buenos Aires, donde se estaba tratando de problemas cardiovasculares.

Humilde, conocedor de la historia universal, amigo de los pobres, muy querido por la feligresía, monseñor Piña nació el 25 de mayo de 1930 en Sabadel, España y luego de cursar estudios de Historia y Filosofía en Cataluña, fue ordenado sacerdote en 1961, formó parte de la Compañía de Jesús.

Poco tiempo después viajó a Paraguay, donde desarrolló intensa tarea en favor del campesinado, impulsando la formación de las Ligas Agrarias que se enfrentaron con el régimen presidido por Alfredo Stroessner por problemas vinculados con la tenencia de las tierras y el trabajo explotador en el vecino país.

Debido a ello, el exdictador lo expulsó del territorio paraguayo junto con otros curas jesuitas como asimismo, diocesanos. Así llegó a Misiones a fines de la década del '60, radicándose en la parroquia de Itatí, populoso barrio de esta ciudad. Comenzó a dictar cátedras en colegios religiosos locales y en el Seminario de Posadas. En 1987, el Vaticano creó la Obispado de Puerto Iguazú y lo designó al frente de dicha Diócesis.

Su lema, "Ayudar a servir"

De inmediato, bajo el lema "Ayudar a servir", su labor pastoral apuntó a las demandas de sectores de menores recursos creando la Pastoral Social, con el apoyo permanente de la monja Adela Helguera, quien recorría los polvorientos caminos colorados del Alto Paraná en una pintoresca motoneta. Pronto formó un cuerpo de laicos que tuvieron una actuación destacada en el ámbito social, formado -entre otros- por Gerardo Vetter, Rubén Ortíz, Claudio Salvador, Carlos Di Marco. el grupo se caracterizó por la ayuda a poblaciones villeras como asimismo, a comunidaes guaraníes sobrevivientes de una lenta extinción, castigados por la pobreza e indigencia.

A mediados de 2006, en pleno auge del kirchnerismo, en su segundo mandato el gobernador Carlos Rovira convocó a un plebiscito para reformar la Constitución Provincial, con miras a la reelección en el cargo, con el apoyo del matrimonio presidencial. Apenas se enteró, monseñor Piña trató el tema con el entonces jefe del Episcopado argentino, su amigo y también jesuita Jorge Bergoglio, en ocasión de una ceremonia efectuada en La Rioja, recordando el asesinato del obispo Angelelli.

El hoy Papa Francisco le dio el visto bueno y a partir de entonces (agosto del mismo año), el prelado de iguazú se puso en campaña para crear un movimiento pluripartidario bajo la denominación de Frente Unidos por la Dignidad homenaje encabezada por él, oponiéndose categóricamente al intento reeleccionario.

Por su parte, Rovira tuvo el aval y mucha ayuda oficial , especialmente pecuniaria, de Néstor y Cristina Kirchner quienes junto con el ministro del Interior, Aníbal Fernández, viajaron expresamente a Misiones para participar de una concentración efectuada en la avenida Costanera de Posadas, en medio de fuertes medidas de seguridad.

El plebiscito se llevó a cabo el 29 de agosto de 2006. Sorpresivamente el "NO" se impuso con el 56% de los votos, contra el 42% del "SI" oficialista, hecho político que repercutió en el ámbito nacional dado que tanto el extinto presidente Kirchner como los gobernadores de Buenos Aires (Felipe Solá) y de Jujuy (Eduardo Fellner) tenían la misma intención reeleccionista.

Las últimas horas

Begoglio lo designó Delegado del Episcopado en la Pastoral Aborígen, hasta que por razones de edad, al cumplir 75 años, se convirtió en obispo emérito de Iguazú. Aquejado por problemas cardiovasculares, ayer domingo viajó de urgencia a la Capital Federal, internándose en el Hospital Austral de Pilar, donde falleció de un infarto a las 14,45 de hoy. El Gobierno de Misiones envió un avión para trasladarlo a Iguazú, aguardándose la llegada del féretro esta noche. Después de las ceremonias fúnebres, será sepultado en la Catedral a las 18,30.

En su última entrevista periodística otorgada al Canal Misiones Cuatro, manifestó su optimismo en la conducta ciudadana, pocos antes de efectuarse las últmas elecciones, donde el kircherismo ganó aunque perdió la mitad de votos comparando con los obtenidos en 2011.

Figuras de la política de Misiones como los ex gobernadores Ramón Puerta y Ricardo Barrios Arrechea, el dirigente camionero Adolfo Velázquez, el dirigente de Asociación Trabajadores del Estado, Juan Pasamán, el presidente del Comité Provincia de la UCR, Hernán Damiani, quienes fueron los primeros en expresar su pesar.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.