El negocio narco en Rosario ya dejó 1000 muertos y mueve $ 2000 millones al año

Daniel Gallo
Daniel Gallo LA NACION
La universidad nacional de esa ciudad analizó la situación de violencia que se vive allí desde 2004 como consecuencia del enfrentamiento entre bandas; identificaron más de 400 puestos de venta de droga; pagan 300 pesos por día a cada "soldado"
(0)
15 de julio de 2013  

En Rosario suman ya más de 1000 muertes vinculadas con el narcotráfico desde 2004. Y el promedio anual de asesinatos va en aumento. La violencia narco está cada vez más presente en la vida de la mayor ciudad santafecina, la tercera del país, nudo natural de transportes terrestres y fluviales. Hace tiempo que analistas de seguridad informan sobre el desarrollo allí de una lucha por territorios de venta de drogas. Pero en esta ocasión la Universidad Nacional de Rosario (UNR) se ocupó de estudiar el fenómeno y las consecuencias del narcotráfico local, un negocio ilegal que reporta unos 2000 millones de pesos por año.

Economías ilegales, carencia de políticas públicas acertadas para combatir esta problemática, complicidad policial y uso de jóvenes en situación de vulnerabilidad social es el contexto en el que se mueven los narcos en Rosario, según el esquema presentado recientemente por la Dirección de Comunicación Multimedia de la UNR.

En su análisis de homicidios vinculados con las drogas se detalló que en 2004 esos crímenes no pasaban en Rosario de los 70 casos anuales. El año pasado superaron los 160. Este año la cifra puede ser peor: pasada la mitad de 2013 ya se contabilizan en esa ciudad 116 homicidios, y la mayoría podría estar relacionada con el tráfico de drogas. En su publicación online ( documedia.com.ar ) los investigadores sociales de la UNR realizarán una actualización permanente de casos como forma de poder comparar sucesos.

De ese relevamiento obtuvieron unas primeras y preocupantes conclusiones este año: el 90% de los asesinados son jóvenes de entre 18 y 25 años; aparecen vínculos de acción y reacción entre casos, ya que a un crimen le sucede, poco tiempo después, otro homicidio de similar perfil a pocas cuadras del primero. Signo de una guerra narco de constantes ajustes de cuentas y venganzas.

Para concretar este trabajo, los integrantes de la Dirección de Comunicación Multimedia apelaron a estadísticas oficiales, a relatos de testigos y a testimonios de especialistas en la lucha contra el narcotráfico y las adicciones. "Trabajamos ocho meses y no quisimos centrarnos sólo en el aspecto policial, sino recuperar las historias de la gente que vive en los barrios", explicó Fernando Irigaray, coordinador del proyecto.

Así se apoyaron en testimonios cercanos para reconstruir lo sucedido con la muerte de Mercedes Delgado, una trabajadora social asesinada al quedar en medio de un tiroteo entre bandas, y el triple homicidio de los jóvenes Jeremías Trasante, Claudia Suárez y Adrián Rodríguez, militantes del Frente Darío Santillán que fueron acribillados al ser confundidos con "soldados narcos" a los que buscaba otra banda.

La investigación realizada por la UNR señaló esa falencia social que evidencia la presencia de los "soldaditos" del narcotráfico, la mano de obra que ejecuta las directivas de violencia de jefes a los que no se conoce. Se trata de jóvenes que matan o mueren en el territorio de la venta de droga. Esos jóvenes reciben un pago diario mínimo de 300 pesos por custodiar los negocios de los traficantes. "¿Qué trabajo legal puede prometerse a ese chico que alcanza los 10.000 pesos por mes?", es la pregunta que lanza Irigaray para señalar las dificultades que se deben enfrentar para la recuperación de los jóvenes ante las propuestas narcos.

De los testimonios en los barrios rosarinos también quedó evidencia del inicial trabajo de reclutamiento narco, con pagos de 150 pesos sólo para servir como centinelas desarmados, para dar aviso de presencias extrañas en las cercanías de los lugares de comercialización, en los llamados búnkeres de las drogas. Según el análisis de los técnicos de la UNR, en Rosario operan más de 400 quioscos minoristas de drogas. Un negocio que mueve allí unos 2000 millones de pesos al año.

"El negocio del narcotráfico se expande por los barrios de Rosario, dejando, junto a la millonaria recaudación, una espiral de violencia que involucra a bandas de jóvenes armados que se disputan territorios, poder y minúsculas proporciones de la ganancia", se consignó en el informe, denominado Calles Perdidas.

La semana pasada, las crónicas policiales informaron de un enfrentamiento entre policías y jóvenes "soldaditos" que protegían un búnker de droga en Rosario. Un muchacho de menos de 25 años fue abatido allí, donde poco tiempo antes la policía rosarina ya había desarmado otra cocina de cocaína. Casi un ejemplo más de lo expuesto por el informe universitario sobre una violencia que no tiene freno.

Equivalencias de un monto enorme

La comparación con otros indicadores socioeconómicos

  • 54 %

    Del presupuesto


    Los fondos previstos para los gastos públicos de Rosario en 2013 suman 3715 millones de pesos
  • 20.040

    Patrulleros


    El gobierno provincial pagó, según la última licitación, $ 99.800 por cada móvil. Con el producto de la venta de drogas en la ciudad se pudieron haber adquirido 11.500 camionetas policiales carrozadas, a razón de $ 173.900 cada una
  • 800

    Centros de salud

    Puestos de atención primaria, a un costo de $ 2,5 millones cada uno
  • 10

    Hospitales

    Los centros de alta complejidad están presupuestados en $ 200 millones. Con aquel dinero pudieron haberse construido 80 hospitales de mediana complejidad ($ 25 millones cada uno)
  • 80

    Escuelas modelo

    Cada una se presupuestó en $ 25 millones el año pasado
  • 499.000

    Raciones

    Para comedores escolares, a razón de $ 5 per cápita, según lo presupuestado
  • ENVÍA TU COMENTARIO

    Ver legales

    Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

    Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

    Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?