Charlene de Mónaco rompe el silencio y asegura que no quiso huir de su boda

En una entrevista exclusiva con The Times, habla de todo, y confiesa que Máxima de Holanda fue su gran consejera
(0)
15 de julio de 2013  • 15:16

Charlene de Mónaco rompió el silencio y decidió responder de una vez por todas los rumores que la asediaron antes y después de su boda con el príncipe Alberto de Mónaco , en julio del 2011. Por esos días, se decía que Charlene había querido escapar de su boda, se hablaba de una "novia fugitiva", que había sido encontrada en el aeropuerto tratando de huir a su país, Sudáfrica, y muchas otras cosas más. Incluso el mismo día de la boda real monegasca se pensaba que tal vez Charlene no entraría nunca al altar, a dar el sí. Sin embargo, la realidad demostró lo contrario. Se casaron y todo parece marchar sobre ruedas en la relación del soberano de Mónaco y ella, la excampeona de natación. Ahora habló y aseguró que lo que se dijo fueron "rotundas mentiras".

"Todo era tan abrumador y me sobrecogió toda una mezcla de emociones, debido a los rumores y obviamente a la tensión del momento, que rompí a llorar", dijo en una entrevista con The Times. "Y entonces lloré aún más porque pensé: 'Oh no, ahora todo el mundo me ha visto llorar". A pesar de todo, la esposa del príncipe Alberto guarda muy buenos recuerdos de su boda. "Fueron tres días tan maravillosos", dijo. "Incluso meses después, recuerdo el momento y pienso: 'Oh, Dios mío, ¿realmente tocaron los Eagles en mi boda?". "Lo pienso de nuevo y me pregunto cómo logramos sobrellevarlo. Todo lo que estaba sucediendo. Era hermoso, era emotivo..., y mi momento más íntimo se estaba mostrando al mundo".

Desde su boda, la princesa Charlene se adaptó rápidamente a su nuevo papel y se convirtió en un miembro más de la Familia Real europea más elegante. Le ayudó a superar la transición Máxima de Holanda, con la que la princesa Charlene mantiene una estrecha amistad. "La reina Máxima ha sido un increíble apoyo siempre que lo he necesitado", reveló la Princesa. "Ella abandonó la Argentina y se trasladó a Holanda. Así que pienso que hemos tomado caminos similares y me identifico mucho con ella. Además me ha dado consejos que me han sido muy útiles".

Otra Princesa por la que Charlene de Mónaco siente gran admiración es la Duquesa de Cambridge, cuya boda con el príncipe Guillermo tuvo lugar apenas dos meses antes que su propio matrimonio, en el Reino Unido. "Ella es muy dulce y agradable", dijo de Kate. "Puedo entender que debe de ser difícil para cualquiera adaptarse a otra vida para la que no has nacido". Y, como la Duquesa de Cambridge, que cuenta los días para la llegada de su primer hijo, ¿la princesa Charlene planea también aumentar la familia? "Mira, no voy a ponerme bajo presión. Yo sólo me casé. Estoy instalándome en este enorme lugar y acostumbrándome a tener grandes responsabilidades. Sabes, que viajamos mucho, así que va a tomar tiempo. Pero, como dije, no voy a ponerme bajo presión. Sucederá, sucederá."

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.