Fue absuelto por el caso Píparo y ahora lo detuvieron por un robo

Armado, asaltó un quiosco; ya estuvo tres años preso
(0)
16 de julio de 2013  

LA PLATA.- Carlos Burgos, el joven que llegó acusado como presunto autor del disparo que casi mata a Carolina Píparo y que terminó absuelto en el juicio, fue detenido ayer tras un asalto a un quiosco en el centro de esta ciudad, sólo dos meses después de haber recuperado la libertad tras aquel proceso.

Burgos, de 21 años, estuvo preso tres años por la sangrienta salidera tras la cual Píparo, que estaba embarazada de nueve meses, perdió a su hijo, Isidro. Sin embargo, la libertad que consiguió en mayo, luego de que la propia víctima lo ayudara al no reconocerlo como quien le disparó, fue breve.

La policía lo atrapó ayer por la mañana luego de que, junto a otro joven menor de edad (que también fue detenido), asaltara un comercio situado en la calle 47 entre 8 y 9, en pleno centro de esta ciudad, según dijeron a LA NACION fuentes de la investigación.

Según el relato policial, Burgos y el adolescente que lo acompañaba llegaron en una motocicleta a la cuadra del quiosco, se apearon e irrumpieron en el comercio apuntando a las personas allí presentes con sus armas.

En cuestión de segundos y sin violencia física, se hicieron con el dinero de la caja y los teléfonos celulares del empleado que atendía el comercio, de un amigo que lo acompañaba y dos clientes.

Sin embargo, gracias a una llamada al número de emergencias 911, dos patrulleros de la comisaría 1» iniciaron rápidamente una persecución que culminó a unas diez cuadras del lugar, cuando los jóvenes abandonaron la moto e intentaron huir a la carrera, lo que, finalmente, no lograron hacer.

Burgos tenía en su poder 1382 pesos y una pistola calibre 9 milímetros, en tanto que el menor de edad llevaba una Bersa descargada, según dijo a LA NACION una fuente policial. Ambos quedaron detenidos.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.