Suscriptor digital

Una protesta de varias horas paralizó la ciudad y aún persisten los inconvenientes para transitar

Trabajadores de cooperativas realizan desde este mediodía un acampe frente a la Ministerio de Trabajo; reclaman que los escuchen
(0)
18 de julio de 2013  • 21:16

Una protesta con acampe en la intersección de las avenidas Leandro N. Alem y Córdoba ocasiona serios problemas de tránsito en todo el centro porteño. El Bajo está colapsado.

Se trata de una medida organizada por sectores cooperativistas (entre ellos la Federación de Organizaciones de Base la Asociación, el Movimiento Teresa Rodríguez, y la Gremial de Trabajadores Cooperativistas Autogestivos y Precarizados ) quienes realizaron una marcha hasta el Ministerio de Trabajo para exigir aumentos en los programas del área. Aseguran que sostendrán el corte hasta que los funcionarios de la cartera les den una respuesta "concreta" sobre la promesa de "planes de incentivo de trabajo", explicaron en diálogo con LA NACION.

Los manifestantes impiden la circulación en toda la zona de Retiro, en las calles Alem entre Corrientes y Córdoba. También está cortado en Viamonte, entre Alem y 25 de Mayo. La avenida Madero, a donde son desviados los vehículos, es un caos de tránsito.

Según informaron los manifestantes, los reclamos son un aumento para todos los planes del Ministerio de Trabajo, el ingreso de proyectos al plan PTA y Construir Empleo, fomento de las escuelas de oficio y extensión de los programas en todas las provincias.



Ver mapa más grande

"Somos un movimiento que queremos trabajar"

"Nuestro sector es uno de los que más le puso el cuerpo a la crisis y el ministerio nos da la espalda. Hay una discriminación", argumentó a LA NACION Leandro Pintos, vocero de AGTCAP (Asociación Gremial de Trabajadores Cooperativistas Autogestionados y Precarizados). Además, reclaman que hace dos meses se habían reunido con funcionarios, quienes les habían prometido incluirlos en planes de trabajo.

Actualmente, informaron que cuentan con unos 2000 subsidios de 800 pesos por persona. "A nosotros nos controlan (desde el ministerio) por el trabajo que hacemos. Y hasta nos han felicitado", explicó Pintos, quien subraya que el dinero es poco y los planes son escasos. "Este es el sector más dinámico porque es el que más gente emplea, y en barrios que los necesitan", añadió. "Somos un movimiento que queremos trabajar", concluyó.

Informe: Germán Leza

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?