Rajoy cedió a los reclamos e irá al Parlamento a dar explicaciones

Anunció que dará "su versión" sobre el escándalo de corrupción en el PP, tal como había demandado el PSOE
(0)
23 de julio de 2013  

MADRID.- Presionado por la oposición, el presidente del gobierno español, Mariano Rajoy , cedió a los reclamos y anunció ayer que acudirá en breve al Parlamento para dar explicaciones sobre el escándalo de la presunta financiación ilegal del gobernante Partido Popular (PP).

"Compareceré en el Parlamento para dar todas las explicaciones", dijo Rajoy, en un cambio de estrategia ante la presión política, social y mediática tras las revelaciones del ex tesorero de su partido Luis Bárcenas, que acusó al presidente de haber recibido dinero negro durante varios años. Está previsto que el presidente español acuda al Parlamento a fines de este mes o comienzos del próximo.

Bárcenas, que controló durante dos décadas las finanzas de la formación conservadora, admitió la semana pasada ante el juez que investiga la presunta financiación ilegal del PP que el partido mantuvo una "caja B" durante al menos 20 años, de la que dirigentes de la cúpula, entre ellos Rajoy, cobraron sobresueldos en dinero negro.

Con su comparecencia a petición propia en la Cámara de Diputados, Rajoy desactiva la moción de censura que el Partido Socialista (PSOE), la principal formación opositora, iba a presentar si el PP volvía a vetar, como hizo en varias ocasiones, la solicitud de que el jefe del Ejecutivo acudiera a la Cámara para hablar del caso de corrupción.

"He entendido que es bueno que yo tenga una comparecencia en las Cortes Generales [Parlamento]", dijo Rajoy al ser preguntado en una conferencia de prensa junto al primer ministro rumano, Victor Ponta.

Comparecencia

"Éste es el momento adecuado para explicar en el Parlamento lo que se ha hecho hasta ahora y para que aclare dudas que legítimamente tienen muchos ciudadanos", dijo Rajoy.

"Sobre este asunto [el «caso Bárcenas»] he respondido, pero soy plenamente consciente de que les ha generado dudas a los ciudadanos. [El Parlamento] es el sitio para dar explicaciones, allí contaré mi versión, que es necesaria, al conjunto de los ciudadanos", añadió.

Como viene haciendo desde hace meses, Rajoy no pronunció el nombre de Bárcenas en ningún momento y enmarcó esa comparecencia parlamentaria en una explicación de "la situación del país y algunos datos económicos importantes".

El "caso Bárcenas" golpeó fuertemente al PP, al gobierno y a Rajoy. Nueva prueba de ello es la encuesta publicada ayer por el diario El Mundo, que refleja un desplome del partido conservador en intención de voto, con un 30,7%, 14 puntos por debajo del resultado obtenido por el PP en las elecciones generales de noviembre de 2011. La encuesta refleja los peores resultados del partido en las últimas dos décadas.

Hace dos meses, el PP sacaba diez puntos al PSOE, según otra encuesta publicada por El Mundo. Ahora, la distancia entre la formación de Rajoy y el principal partido de la oposición es de sólo 2,9 puntos. Según el sondeo, el 55,4% de los españoles cree que Rajoy debería renunciar por el escándalo de corrupción en su partido.

La imagen de Rajoy no sólo se ha debilitado en España, sino también internacionalmente, con fuertes cuestionamientos en los principales diarios del mundo.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.