Suscriptor digital

Jornadas cruciales

Juan Suriano y Eliseo Álvarez revisan el período que va de la rendición de las tropas argentinas en Malvinas al triunfo de Raúl Alfonsín en las elecciones presidenciales
Jorge Urien Berri
(0)
26 de julio de 2013  

Los 505 días del título de este libro fueron los que, plenos de dudas, sufrimientos y esperanzas, insumió la transición a la democracia desde la rendición de las tropas argentinas en Malvinas el 15 de junio de 1982 hasta el triunfo de Raúl Alfonsín en las elecciones del 30 de octubre del año siguiente. La obra, muy documentada y con numerosas entrevistas a políticos, líderes de organismos de derechos humanos y periodistas, nació como un documental emitido por el canal Todo Noticias sobre aquel vertiginoso período que muchos argentinos no vivieron y quienes lo vivieron lo han olvidado. De ahí el título completo que, lamentablemente, sólo recoge la portada pero no la tapa: 505 días que la Argentina olvidó.

Mucho de nuestro desgraciado presente se explica a partir de los olvidos de la sociedad, tan graves y culposos que resultarían memorables si no se tratara de un contrasentido. Por eso, la lectura de este libro se vuelve un ejercicio necesario y doloroso, no tanto por los análisis y conclusiones, claras y breves, sino porque a medida que uno lee la crónica histórica narrada con agilidad se corporiza la certeza de un pasado que, con matices, se repite como una maldición. Vemos así la inmadurez de una sociedad que, con pocas excepciones, apoyó con la mayor de las inconsciencias la breve recuperación de las islas ejecutada por una dictadura jaqueada por la crisis económica y política. Asistimos al oportunismo de casi todos los dirigentes políticos y sindicales de la derecha a la izquierda que, con escasas excepciones como Raúl Alfonsín y Rogelio Frigerio, defendieron con pareja irracionalidad aquella locura. Asistimos también a la ceguera y el fanatismo de la inmensa mayoría de los medios de prensa que, como bien sostienen los autores, desinformaron a la población con un apasionamiento que no se explica sólo por la censura ya que "hicieron todo lo posible por acompañar en forma acrítica la aventura militar".

Esa red de complicidades sirvió de efímero sostén de la más cruel de las dictaduras que vivió la Argentina, sin importar que un eventual triunfo de la aventura militar significaría la continuidad del régimen de terror. Las complicidades también impidieron que se conocieran masivamente los argumentos de un puñado de críticos y profetas de la catástrofe inminente, como, entre otros, León Rozitchner -quien afirmó con ironía que "la Junta Militar es mala, pero perder Malvinas es mucho peor"-, David Viñas, Osvaldo Bayer, Julio Cortázar, Osvaldo Soriano, Néstor Perlongher, Adolfo Pérez Esquivel, los obispos Jorge Novak y Jaime de Nevares y Carlos Alberto Brocato, quien días antes de la derrota lamentaba en Nueva Presencia que ningún partido político se hubiera opuesto a "esta carnicería [?]. Una de dos: o las Fuerzas Armadas se han redimido de sus métodos para resolver las guerras, o las expresiones políticas orgánicas de la sociedad argentina están irremediablemente descompuestas".

A la rendición siguió el rápido repliegue del gobierno militar y su vano intento por perdonarse los delitos de lesa humanidad con una autoamnistía. Alfonsín se destacó como el más lúcido de los políticos ante un peronismo que apestaba a pasado. Suriano y Álvarez relatan los puntos de vista encontrados sobre esa nueva etapa en la que, sostienen, la sociedad, el periodismo y los políticos olvidaron su complicidad y atribuyeron toda la culpa del desastre a los militares. La Argentina quería cambiar y el libro concluye con el advenimiento de un gobierno que encarnó el cambio hasta que su fracaso obró el milagro de transformar al peronismo en lo nuevo.

  • 505 días

    Juan Suriano, Eliseo Álvarez

    Sudamericana

    320 páginas

    $ 119
  • ENVÍA TU COMENTARIO

    Ver legales

    Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

    Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

    Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?