Mariano Rajoy: "Ni voy a dimitir ni voy a convocar elecciones"

Ante el Senado, el presidente español habló sobre el escandaloso caso Bárcenas y dijo que se equivocó al confiar en el ex tesorero del PP; negó acusaciones de corrupción
(0)
1 de agosto de 2013  • 15:46

MADRID.- El presidente español, Mariano Rajoy , se enfrentó hoy finalmente al Parlamento y reconoció haberse equivocado al confiar en el ex tesorero de su partido, Luis Bárcenas, quien lo complicó con declaraciones sobre la presunta contabilidad paralela en su Partido Popular (PP). Además, volvió a rechazar todas las acusaciones de corrupción y aseguró: "Ni voy a dimitir ni voy a convocar elecciones".

El jefe del gobierno español, el conservador Mariano Rajoy, aseveró este jueves ante el Parlamento de su país que no dimitirá por las sospechas de corrupción que pesan sobre su partido y que él negó rotundamente.

"Algunos dirigentes han pedido mi dimisión. Les responderé de forma muy clara y directa: no", afirmó. "Ni voy a dimitir ni voy a convocar elecciones legislativas, que quede muy claro", insistió.

Rajoy compareció hoy en el pleno extraordinario en el Senado para hablar de las acusaciones de Bárcenas, el ex tesorero que está imputado por corrupción y dijo haber gestionado una contabilidad paralela y secreta del PP que se basaba en donaciones irregulares de empresarios y en la entrega de sobresueldos a dirigentes.

El ex tesorero, que ingresó en prisión el pasado 27 de junio, es investigado por la Justicia sobre su patrimonio acumulado de más de 48 millones de euros en diferentes cuentas en el extranjero.

"Me equivoqué en mantener la confianza en alguien que ahora sabemos que no la merecía", afirmó Rajoy, en uno de los fragmentos más fuertes de la comparecencia, respecto del hombre a quien designó tesorero en 2008 y que estuvo un año en el cargo. Renunció por las primeras versiones sobre un incipiente escándalo dentro del partido.

Además, el presidente atribuyó la actitud del ex tesorero –que no sólo decidió ratificar las investigaciones periodísticas sobre la contabilidad paralela sino que además aportó nuevos datos- a "una estrategia de defensa que es atacar al PP".

"Los testigos no pueden mentir ante un juez. Los imputados sí. Pueden rodearse de excusas, pretextos, cambiar de versiones... Eso es lo que está haciendo Bárcenas", afirmó Rajoy.

Sobre las acusaciones del ex tesorero, el presidente español dijo ante los parlamentarios que es todo falso y que el tiempo y la Justicia lo demostrarán.

"No hay doble contabilidad"

"En el Partido Popular ni se ha llevado ninguna doble contabilidad, ni se oculta ningún delito", aseguró el jefe del gobierno español.

"¿Se han pagado sueldos? Sí ¿Se han pagado remuneraciones complementarias por razón del cargo? Sí", afirmó Rajoy en un discurso que duró una hora y tras el cual debía someterse a las preguntas de la oposición. Pero "se ha pagado por un trabajo, se ha pagado en blanco y se ha incluido en la contabilidad", subrayó. "Declarar los ingresos pagados a Hacienda ya es una responsabilidad individual", agregó. "Yo siempre lo he hecho", agregó.

Rajoy manifestó que ha optado por acudir ante los parlamentarios para hacer frente a un caso que daña la imagen exterior de España en un momento de mejora de la "delicada" economía.

Bajo creciente presión desde que en enero su nombre se vio envuelto en este caso de presunta contabilidad oculta, Rajoy aceptó finalmente hace diez días romper su silencio sobre el llamado "caso Bárcenas" y comparecer ante el Congreso, donde dispone de una amplia mayoría absoluta.

Convertido en uno de los personajes más mediático y controvertidos del país, el ex tesorero, que hasta hace poco había mantenido a Rajoy al margen del escándalo, lo acaba de implicar directamente en declaraciones al diario El Mundo tras ingresar en la cárcel. La publicación calculó que el ahora jefe de gobierno recibió un total de 343.700 euros durante dos décadas de manos de Bárcenas, precisando unas acusaciones que Rajoy ya había negado rotundamente en febrero.

"Que se marche"

A su turno, el líder de la oposición socialista española, Alfredo Pérez Rubalcaba, pidió la palabra para reclamar nuevamente al jefe de gobierno "que se marche" por este escándalo.

"Usted está haciendo daño a España. Por eso hoy le pido a usted que se marche. Le pido un acto de solidaridad para un país que no puede sufrir por tener al frente un presidente como usted", dijo Rubalcaba, una petición que repitió en varias ocasiones a lo largo de su discurso.

Después de que Bárcenas confirmara ante el juez la existencia de una contabilidad B en el partido y acusara a Rajoy de haber cobrado sobresueldos en negro, la presión sobre el jefe de gobierno fue aumentando hasta forzarlo a dar explicaciones en el Parlamento.

"Señor Rajoy, usted no dijo la verdad a los españoles. No dijo la verdad cuando dijo que todo era falso, porque la contabilidad B es cierta. Ustedes no podían desconocerlo, entre otras cosas porque en ella estaban los sobresueldos que ustedes habían cobrado", espetó Rubalcaba.

"Usted hoy no es creíble, no es garantía de estabilidad (...) Asuma usted su responsabilidad, hágale un favor a España, dimita y convoque elecciones generales", reclamó por su parte el secretario general de la coalición Izquierda Unida, Cayo Lara.

"Este país no se merece tener a un corrupto de presidente del gobierno. El único camino digno es dimitir", se sumó su compañero de coalición Joan Coscubiela.

Agencias EFE y AFP

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.