El ojo impiadoso de César González

Marcelo Stiletano
(0)
3 de agosto de 2013  

El silencio con el que la película argentina Diagnóstico esperanza inició su tercera semana consecutiva de exhibiciones en el cine Gaumont resulta todavía más llamativo si tenemos en cuenta que el primer largometraje de César González está destinado a hacer ruido. Con su descarnado retrato de la durísima vida en los márgenes de la sociedad, González expone a la vista de todos su propia existencia y la reproduce en las actitudes, los comportamientos y las reacciones de los personajes del film. El autor y sus criaturas conocen al dedillo lo que es vivir en un lugar donde la supervivencia misma se pone en juego a cada instante, porque fueron o son sus habitantes. Lo notable en González es su talento innato para unir esas feroces experiencias vitales con horas y horas de lecturas y visiones artísticas que, a la luz de lo que aparece en el film, dejaron un claro sedimento.

El resultado, apropiadamente exhibido con subtítulos para no perder un solo detalle de lo que se dice, es un retrato coral tan franco en su poder testimonial como depurado en el desarrollo dramático, que de a poco va engarzando historias individuales hasta unirlas (a la manera de Gomorra , de Matteo Garrone) con un trabajo de puesta en escena y edición de raro equilibrio, digno de un veterano. Podrían objetarse en la mirada de González desde cierto exceso de planos generales (tal vez dependiente de cierta estética televisiva) hasta algún forzado apunte demagógico asociado a los cacerolazos, pero detrás de ellos aparece un creador surgido de la villa y decidido a pintar su propia aldea sin justificativos morales ni sentimentalismos.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?