El gasista fue imputado por estrago culposo y está muy comprometido

Carlos García, detenido desde anteanoche, realizaba trabajos en el regulador de gas que habría fallado; según testigos, huyó del lugar cuando advirtió el escape; investigan también a Litoral Gas
José E. Bordón
(0)
8 de agosto de 2013  

SANTA FE.- El gasista Carlos Osvaldo García, matrícula 8645 y categoría M2, detenido anteanoche por su participación en la colocación de un regulador de gas poco antes de la explosión del edificio de Salta 2141, fue indagado anoche por los investigadores del caso, tras ser imputado por estrago culposo.

García, de 55 años, fue interrogado por la fiscal Graciela Argüelles y el juez correccional Juan Carlos Curto, quien lleva adelante el expediente de la tragedia que provocó la muerte de 10 personas, heridas a otras 60 y la desaparición de 11.

El gasista estuvo acompañado por su abogado, Hugo Bufarini, quien -según fuentes vinculadas con el caso- le aconsejó no responder a las preguntas que le formularon los magistrados. De la audiencia también participó José Nanni, abogado del ayudante del gasista, un joven de 29 años que, tras presentarse en forma espontánea ante la Justicia, quedó detenido. El juez Curto señaló a la prensa que intenta investigar la conducta de los gasistas luego de escuchar testimonios de vecinos que afirmaron que García "habría salido corriendo" minutos antes de la explosión.

"Hay que determinar las personas que penalmente tengan responsabilidad, sin perjuicio de que pudiera haber organismos o personas físicas que a su vez tengan responsabilidad penal y civil", explicó el fiscal de cámara Guillermo Camporini, quien no dudó en admitir que "se va a investigar por qué Litoral Gas no cortó el servicio tras la explosión".

Ayer, por orden del juez Curto, fue allanada la vivienda del gasista y se secuestró la camioneta que emplearía García para desarrollar su tarea. Coincidiría con el vehículo que los testigos observaron que partía del lugar minutos antes del estallido que provocó la tragedia.

Curto sostuvo que "está acreditado que el gasista detenido y su ayudante realizaban trabajos de cambio de un regulador en el edificio siniestrado. De acuerdo con los testimonios aportados, que son profundizados para incorporarlos a la causa, uno de los dos detenidos, cuando observó la magnitud del escape de gas, huyó. El otro, en cambio, tuvo una conducta ejemplar, porque corrió y pidió que cortaran la calle ante el peligro que advertía", dijo el magistrado.

El magistrado amplió el concepto al señalar que, de acuerdo con el informe preliminar, y por aportes de testigos que viven en el lugar, se pudo determinar "que el problema de gas lo tenía el edificio desde varios días atrás". Por ese conocimiento, Curto pidió a los vecinos de los edificios siniestrados que, "luego de la conmoción que atraviesan, se presenten en forma espontánea a aportar todo lo que sepan".

García está complicado no sólo por las consecuencias de su trabajo, sino por su salud. Fue detenido anteanoche, a las 21, y los policías que actuaron en el operativo dijeron que el hombre se encontraba bajo "un estado de alteración" por lo sucedido. Bufarini, abogado del gasista, ratificó el severo estado de shock en el que se encuentra su cliente, agravado por un grave cuadro depresivo. "Hoy aparece como el chivo expiatorio", de esta causa, afirmó, y solicitó su excarcelación.

Quien directamente apuntó al gasista fue Pedro, el encargado del inmueble de Salta 2141, con seis años en funciones. Primero se lamentó: "No pude ayudar a la gente. Eran como mi otra familia. Los conozco a todos. Quiero saber cómo están", dijo entre llantos. Relató que arribó al edificio, como todos los días, alrededor de las 7 y encontró a los gasistas trabajando en el lugar. "Por lo que sabemos, la administración había llamado a Litoral Gas; no sé cuál era la falla. No sé qué tipo de error cometió esta gente. El gasista me dijo que estaba llamando a emergencias, pero cometió un error grande, no pudo avisarle a nadie", sostuvo.

La responsabilidad de Litoral Gas también está en un expediente judicial. El fiscal Camporini dijo que están registradas llamadas de auxilio antes de la explosión del edificio y sostuvo que se estudia la responsabilidad de la empresa, porque "había problema de pérdida de gas desde fines de julio".

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.