El 8-A sigue en pie, con la consigna "no más muertes inútiles"

La protesta convocada para hoy por las redes sumó la catástrofe rosarina a los reclamos
Mariano Obarrio
(0)
8 de agosto de 2013  

Los blogueros de las redes sociales confirmaron ayer que realizarán hoy a partir de las 19 la protesta callejera nacional contra el gobierno de Cristina Kirchner, denominada 8-A, pese a la tragedia de Rosario y a que la Presidenta viajó a esa ciudad, y explicaron que muchos familiares de víctimas, programadores y administradores de redes rosarinos pidieron hacer el cacerolazo y agregar a la lista de reclamos la consigna de "no más muertes inútiles".

Resolvieron además llevar en todo el país velas encendidas, cintillas, crespones y brazaletes negros, y hacer un minuto de silencio a las 21.

"La marcha se hará de todas maneras. Precisamente la protesta es por la indignación y una de las consignas que teníamos, además de la corrupción, la inflación y la inseguridad, es la necesidad de terminar con las muertes inútiles", dijo a LA NACION un administrador del sitio El Cipayo. "Muchos familiares de víctimas y la gente de las redes de Rosario pidieron hacerla", afirmó.

Desde las redes sociales vincularon la tragedia de Rosario con la falta de previsión gubernamental, más allá de que las regulaciones urbanas y edilicias para evitar explosiones y derrumbes como los de Rosario no sean responsabilidad del gobierno nacional.

Los caceroleros harán la marcha pese a que la Presidenta viajó ayer a Rosario para acompañar a las víctimas de la tragedia y a que la mandataria canceló el acto de cierre previsto para hoy, a las 13, en el teatro Coliseo debido a los dos días de duelo que decretó ayer. Con ello, confiaron en la Casa Rosada, también buscó cambiar el centro de gravedad del último tramo de la campaña con miras a las primarias del domingo próximo.

De hecho, con esa decisión también suspendieron sus actos de cierre de campaña todas las demás fuerzas políticas.

Precisamente, una de las preocupaciones de la Casa Rosada era la manifestación callejera del 8-A y el clima adverso al oficialismo apenas tres días antes de las elecciones.

La Presidenta se había visto obligada anteayer a adelantar para las 13 el acto, que originalmente iba a ser a las 20 y se iba a superponer, con graves riesgos de encontronazos, con los caceroleros que iban a marchar por la avenida 9 de Julio, a muy pocos metros de distancia del teatro Coliseo, en Marcelo T. de Alvear al 1100.

La mandataria ayer canceló el acto directamente con la secreta esperanza de que los blogueros suspendieran también la marcha del 8-A. Pero ello no ocurrió.

"Todo esto, a dos días de las elecciones, deja a los caceroleros en un lugar difícil; el contexto no los ayuda: toda la oposición bajó los actos", decían ayer en Balcarce 50. Los funcionarios tenían la esperanza de que la protesta no incidiera electoralmente porque involucra a un público compuesto casi exclusivamente por opositores al Gobierno, que ya tienen decidido su voto desde hace mucho tiempo.

No obstante, había preocupación en Balcarce 50 porque consideraban que el 8-A busca generar un "clima crítico al Gobierno previo a las elecciones", lo que en última instancia podría tener alguna influencia sobre la decisión de voto en la franja de los indecisos.

El Gobierno considera que el 8-A es "desestabilizador", porque se hace a dos días de "la máxima expresión democrática de los ciudadanos" y en ese contexto califica de "innecesaria" la expresión de protesta callejera.

Los blogueros confirmaron que a las 21 harán en todo el país un minuto de silencio por la tragedia de Rosario, al tiempo que crecían anoche las críticas en las redes sociales por la visita de Cristina a esa ciudad: se interpretó el hecho como un intento de utilizar el dolor políticamente.

La marcha prevista para las 19 desembocará en todas las plazas del país y en la Capital se dirigirá desde distintos puntos de la ciudad hacia la Plaza de Mayo. Los organizadores esperaban ayer una afluencia de unas 500.000 personas movilizadas a nivel nacional y pusieron de relieve la cantidad de mensajes e interacciones por las redes sociales que convocaban a la protesta.

Reclamo por la publicidad oficial

La senadora María Eugenia Estenssoro (Coalición Cívica) respaldó ayer el fallo de la Cámara Nacional Electoral que pidió regular la publicidad oficial en tiempos de campaña. Afirmó, al respecto, que "la publicidad oficial no puede ser propaganda encubierta de quienes controlan el Gobierno ni debe ser utilizada para la estigmatización de sectores opositores ni críticos del Gobierno".La legisladora dijo que "el gasto en publicidad oficial aumentó más de un 1000% en estos diez años y es utilizado como instrumento de subordinación de los medios de comunicación". Y agregó que "el 80% de los medios audiovisuales y gran parte de la prensa escrita se financian con la pauta oficial y deben atenerse a la censura y autocensura que impone el Gobierno".

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?